Público
Público

"Entre un pillo y Camps, me quedo con la opinión de Camps"

El presidente de la Xunta anuncia una propuesta para reformar el Estatuto "cuando salgamos del marasmo económico"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A punto estuvo de irse con Esperanza Aguirre como consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid. Pero decidió quedarse en Galicia y el 1 de marzo recuperaba para el PP el gobierno de la Xunta. Ahora, a Alberto Núñez Feijóo se le ve obsesionado por la responsabilidad en plena crisis económica y no hace más que hablar del trabajo que tiene por delante.

Dijo que viviría en Vigo y al final se ha instalado en Monte Pío, en Santiago...

No lo dije, porque sabía que eso crearía problemas de seguridad. Sigo manteniendo mi casa en Vigo. Monte Pío no es mi casa, es la del presidente de la Xunta.

¿Qué coche está utilizando ahora?

Uno de los que tenía el vicepresidente Anxo Quintana. Un Citroën C6.

Pues reconocerá que este modelo no se ha fabricado en Vigo

He dicho que iba a utilizar un coche de la marca que construye coches en Vigo y he cumplido. He dicho que no iba a incrementar el gasto de vehículos y utilizo uno de los dos que tenía el vicepresidente.

¿Qué fue del C6 que le prestaron?

No me han prestado ningún C6. Yo hice mi campaña en un C6 y pagué su alquiler. Como presidente del grupo parlamentario mayoritario, la factoría PSA Citroën, al igual que al alcalde de Vigo y al presidente de la Diputación de Pontevedra, me facilitó un coche de su departamento institucional. Esto nunca se ocultó. Y si se me permite puntualizar más, diré que era el coche que ya habían utilizado el alcalde o el presidente de la Diputación.

¿Ese era el Peugeot?

Exacto.

En el que estuvo viajando 'gratis total' durante tres años...

De la misma forma que los representantes de las demás instituciones que le he comentado.

Después de la que se organizó, ¿volvería a aceptar un coche prestado?

Sin ninguna duda.

¿Qué diferencia hay entre que le regalen un traje y le presten un coche?

Todo lo que se ha dicho es lamentablemente incierto. La campaña se hizo con un coche que el partido pagó y antes era público que usaba uno de la factoría que construye coches en Vigo. Lo volvería a hacer.

¿Se tendría que haber declarado a Hacienda?

No lo sé. No sé si los demás lo declararon. Nosotros nos sometemos siempre a la ley y al derecho.

¿Qué va a pasar ahora con la flota de Audis?

Estamos viendo cómo podemos mejorar nuestras finanzas vendiendo los coches que no necesitamos.

¿Y no pierden valor aparcados?

Hemos decidido aparcar los coches que consumen más y que son más caros de mantener.

¿Va a cambiar el despacho de Touriño?

Nunca he necesitado cambiar ninguno de los despachos en los que he estado. A mí me vale lo que le vale al anterior. Está pagado desde hace ya tiempo y yo sólo voy a utilizar un despacho.

¿Encontró esas sillas carísimas?

Lamentablemente esas sillas están compradas.Ya diremos en su momento dónde están.

Su conselleiro de Infraestructuras, Agustín Hernández, está en el punto de mira. ¿No le parece grave que certificara una obra que no estaba acabada?

Si fuese así, sí. Me someto a la consideración de la Intervención General de la Diputación de Pontevedra y a la certificación de la dirección de la obra que, como se sabe, no era el señor Hernández. Las certificaciones anticipadas, siempre que estén avaladas por la empresa, son legales. Es probable que la oposición no quiera que sea el conselleiro de Medio Ambiente e Infraestructuras porque probablemente conozca muy bien lo que se hacía en ese departamento y no quiera que se dé a conocer.

Le ha dado carpetazo al expediente que el Ejecutivo anterior le había abierto a Hernández por supuesta violación de la Ley de Incompatibilidades. ¿Le parece correcto?

Ese expediente no era administrativo, sino político. No voy a condenar a una persona de la que me consta su inocencia.

¿Dónde queda aquello que dijo de la regeneración ética?

Sigue totalmente vigente. Pero la regeneración nunca consiste en condenar a alguien a sabiendas de que no es culpable.

¿Le preocupa el caso Gürtel?

No. Creo que, si alguien no hace las cosas bien, el partido tiene que actuar y los responsables asumir sus responsabilidades.

¿Y su partido está actuando correctamente?

Sí. A las personas que cree que pueden tener alguna relación con actos que no son legales, ni éticamente correctos, se les está pidiendo la baja en el partido o suspendiendo su militancia. Me gustaría que todos los partidos actuasen de la misma forma. Además, se ha aceptado que el PP se persone en el caso. Esa es la prueba más clara de que queremos defendernos de unos pillos que se han beneficiado claramente del partido. Nosotros hemos sido los primeros perjudicados. Los que se beneficiaron del partido tendrán que asumir sus responsabilidades, y si había gente dentro del partido que les ayudó, también.

¿Qué le parece la situación del presidente de la Generalitat valenciana?

Entre un pillo y el presidente Camps, me quedo con la opinión del presidente Camps.

¿Debería el partido suspender de militancia a Camps?

En un Estado de Derecho los prejuicios y los juicios paralelos llenan titulares, pero no son la Justicia.

Y, a su juicio, ¿tendría que renunciar a presidir la Comunidad Valenciana?

¿Tiene que abandonar su cargo una persona que la Justicia dice hoy que es inocente? Estamos en un Estado de Derecho, existe la presunción de inocencia. ¿Cómo se repararía este supuesto si la Justicia reafirma su inocencia?

La imputación de Camps pone en una difícil situación a Rajoy, si se tiene en cuenta que ha puesto la mano en el fuego por él...

La situación más difícil en la que está Rajoy es la de, además de tener que ejercer de oposición, ejercer como Gobierno en la sombra aportando las ideas, las propuestas y el proyecto del que carece el Ejecutivo en un contexto económico tan preocupante.

¿Cree que el tesorero del partido, Luis Bárcenas, debería haber dimitido por el bien del partido?

Yo creo que Bárcenas es una persona responsable y siempre he dicho que asumirá sus responsabilidades. Dice que no tiene ninguna y yo recuerdo que estamos en un Estado de derecho y que una cosa es un prejuicio y otra cosa un juicio. Dejemos que la Justicia actúe, con total contundencia e independencia.

Dijo en su discurso de investidura que iba a luchar para desterrar el caciquismo. ¿Va a quitar a Baltar de la Diputación de Ourense?

El caciquismo es una práctica política que conviene rechazar. Llevó en plena campaña electoral a contratar a 2.000 familias con el pretexto de limpiar las cunetas y eso le costó a la Comunidad 20 millones de euros de un presupuesto que tiene un agujero de más de 600 millones. Eso es de un caciquismo claro y nos hemos comprometido a extinguir esas prácticas.

Si faltan 600 millones, ¿por qué no lo denuncia en los tribunales?

El agujero se explica en que tenemos un presupuesto que, a sabiendas, es falso. Se decía que íbamos a tener 600 millones más de ingresos y ahora hay 600 millones comprometidos sin presupuesto.

¿De dónde los van a sacar?

Tenemos que poner en marcha un plan de austeridad para, en parte, paliar ese déficit y reajustar todo el presupuesto antes del verano.

Prometió bajar el tramo autonómico del IRPF y el impuesto de sucesiones. ¿Lo cumplirá?

Sí, se iba a sacar del plan de austeridad. Dentro de los cien primeros días hemos comprometido implementar al 50% el impuesto de transmisiones y actos jurídicos documentados para familias numerosas y menores de 35 años que adquieran una vivienda. Vamos a intentar movilizar el mercado inmobiliario y ayudar a las personas con más dificultades, y eso lo vamos a hacer a pesar del agujero presupuestario. Y en cuanto a las otras dos rebajas fiscales, es evidente que nos hemos encontrado con el problema de los 600 millones. Si no lo hubiera, sería perfectamente posible hacerlo. Ahora debemos esperar a ver cómo queda la financiación autonómica.

Usted es de los que defienden que tenga más peso la dispersión y el envejecimiento de la población, pero Madrid y Valencia quieren que cuente más el número. ¿Se podrá poner de acuerdo con sus compañeros de partido?

Yo me voy a poner de parte de una financiación que tenga una idea del Estado español, que tiene una norma que es la Constitución y donde se habla de solidaridad y cohesión territorial. Esa idea es compartida por todo el PP.

¿Defenderá los intereses de los gallegos o los de su partido?

El riesgo es que el Gobierno se olvide de los intereses del Estado y entienda que debe solventar un problema con el PSOE de Catalunya. Ese es el gran problema. La cuestión es saber si el Gobierno va a sentar a las comunidades y les va a plantear un sistema o si opta por pactar con el PSC y después nos lo presenta a los demás.

Y con eso no va a tragar, ¿no?

No. Y espero que nadie esté de acuerdo con que el dinero que es de todos se reparta entre el PSOE y PSC. Eso no es bueno, ni para Catalunya ni para España.

¿El AVE, para cuándo?

Es una buena pregunta. Llevo cinco años haciéndomela y le pediría al Gobierno que no nos mienta más.

Usted habla de un bilingüismo cordial y amable...

Correcto.

¿Acaso no lo es ahora?

Lamentablemente, no. Si no, no se habría iniciado un conflicto que no existía en Galicia. El bilingüismo cordial de la calle es mi modelo para la educación.

Concrete eso. ¿Qué es lo que quiere hacer exactamente?

Lo primero, que ya está haciendo un grupo de expertos, es ver cómo trasladar a una norma el bilingüismo cordial de la calle. Lo segundo será cumplir nuestro compromiso electoral y realizar una consulta a los padres para que nos digan lo que piensan sobre la educación de sus hijos. Y, tras conocer su opinión, haremos una propuesta de decreto, con el único límite de los recursos económicos y humanos que tiene cualquier administración pública. Pero ya anticipo que los alumnos podrán hacer los exámenes en gallego o en castellano y que podrán dirigirse al profesor en las dos lenguas.

Que uno estudie en castellano, otro en gallego y hasta en inglés, no cuadra mucho con su plan de austeridad

Uno no puede dar lo que no tiene. Los límites existen. Pero no es necesario poner más recursos para que un alumno se dirija al profesor en cualquiera de los dos idiomas ni para hacer los exámenes. Hay determinadas libertades que no conllevan recursos, sino un respeto a las libertades y eso tenemos que devolverlo a las aulas. Después seguiremos profundizando en que no haya un único idioma vehicular en la enseñanza como ahora, que todas las asignaturas con libro de texto se imparten en gallego. Eso no es un bilingüismo cordial, es el inicio de un conflicto que voy a intentar atajar.

Es decir, que usted piensa que peligra el castellano...

Yo no he dicho eso. Lo que sí es cierto es que en Galicia siempre hubo dos lenguas vehiculares para la enseñanza y últimamente hay una. Y eso no puede ser. Tenemos que recuperar el multilingüismo, empezando por el gallego y castellano. Y, adicionalmente, tenemos que intentar que haya alguna asignatura, además de la de inglés, que se dé en inglés.

Usted es de una aldea de Ourense y estudió de niño en gallego. ¿No será el gallego lo que acabe desapareciendo?

No. El gallego es una asignatura obligatoria igual que el español, con la misma carga lectiva. Lo que tenemos que ver es qué asignaturas se van a seguir dando en gallego y qué asignaturas en castellano, y mientras, dar la posibilidad de hablar los dos en clase. Para resumir: nuestra posición es de libertad lingüística y promoción del gallego. El gallego es un patrimonio cultural, probablemente el más importante de Galicia, y los patrimonios hay que preservarlos.

¿Va a reformar el Estatuto?

En cuanto salgamos del marasmo económico en el que hemos aterrizado, presentaré una propuesta de reforma estatutaria que sea constitucional. Haré algo que no se hizo en toda la legislatura anterior, en la que no se presentó a la oposición ninguna propuesta conjunta del gobierno de la Xunta.

Más noticias en Política y Sociedad