Público
Público

PNV, Bildu y Aralar pugnan por el voto abertzale en el Aberri Eguna

El Día de la Patria Vasca estuvo marcado por la división de los partidos en cuatro convocatorias

 

GUILLERMO MALAINA

El nacionalismo vasco celebró este domingo dividido, un año más, el Aberri Eguna (Día de la Patria Vasca). La 80º edición de esta festividad estuvo marcada en esta ocasión, además, por la cercanía de las elecciones del 22 de mayo. El PNV quiso reivindicar por ello su "saber hacer" en el "día a día" para construir la "nación vasca" y arengar a sus bases para lograr una "gran movilización" en las urnas. Bildu reivindicó que va a "irrumpir con contundencia" en los comicios para defender "la construcción nacional de Euskal Herria con criterios nada parecidos a los de la derecha hegemónica vasca". Y Aralar se presentó, por su lado, como otra "cultura" para hacer política en la izquierda abertzale.

La cercanía de las elecciones municipales y forales en el País Vasco y Navarra marcó, pues, los discursos de las distintas fuerzas nacionalistas, incapaces desde hace ya muchos años de dejar a un lado por un día sus diferencias partidistas y celebrar un Aberri Eguna unitario. La fragmentación era visible en el número de convocatorias, hasta cuatro distintas. El PNV organizó un acto político en la Plaza Nueva de Bilbao. Tanto la coalición Bildu, integrada por EA, Alternatiba e independientes, como la izquierda abertzale se sumaron a la celebración convocada por la red Independentistak en Gernika (Vizcaya) y Baigorri (País Vasco francés). Aralar también celebró el día en esta localidad de la Baja Navarra, pero sin adherirse al llamamiento de Independentistak, sino al de otra sociedad, Basaizea, para festejar dentro del Aberri Eguna el Nafarroaren Eguna (Día de Navarra) y reivindicar también la unión de las dos territorios navarros, divididos administrativamente en España y Francia. Por último, Hamaikabat, escisión de EA, convocó su propio acto en San Sebastián.

Urkullu advierte a Batasuna de que,

Así, los discursos en el Aberri Eguna tuvieron matices distintos. El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, destacó en su intervención, ante cientos de militantes en Bilbao, la capacidad de su partido para "responder a las necesidades del momento" frente a la inacción del Gobierno vasco "No responde, está desaparecido" y, a la vez, construir la nación vasca "día a día" frente al proyecto de Batasuna. "Estos 34 años han demostrado qué se consigue gritando y qué se consigue trabajando. Izquierda abertzale, 0Partido Nacionalista Vasco, 34", dijo tras haber señalado que "ahora, de repente, la llamada izquierda y abertzale parece que se ha caído del caballo". "Una advertencia. Como anden con engaños, es la sociedad vasca, no sólo su caballo, la que le va a pasar por encima", agregó.

Urkullu lamentó, no obstante, que tras el recorrido hecho por la izquierda abertzale y su rechazo a la violencia, el PSOE y el PP sigan con la "doble lupa" con Bildu ante la próxima cita con las urnas. "Saben que son el pasado", dijo, convencido de que el "sentimiento abertzale crece" y de que "el PSE y el PP pierden respaldo y poder".

Bildu se presenta como alternativa a la

El líder del PNV arengó así a su militancia a lograr una "gran movilización" en las elecciones del 22-M para que "queden claras tres cosas": el rechazo de la sociedad vasca al pacto PSE-PP, su apoyo al "saber hacer" del PNV para construir "la nación vasca" en el "día a día" y, en tercer lugar, el respaldo de la ciudadanía vasca a "un nuevo tiempo de paz y normalización política".

En Gernika, miles de personas se manifestaron a favor de la independencia dentro del programa de la red Independentistak. El dirigente de Alternatiba y portavoz de Bildu, Oskar Matute, se mostró convencido en el acto de que la coalición va a "irrumpir con contundencia el 22 de mayo": "Sumamos a aquellas voces que reclaman el derecho a existir y decidir de Euskal Herria. Defendemos la construcción nacional de Euskal Herria y lo hacemos desde criterios nada parecidos a los que defiende la derecha hegemónica vasca".

Aralar se reivindica como otra

El líder de EA, Pello Urizar, afirmó además que no hay "ningún razonamiento jurídico" para ilegalizar Bildu y que "si sus listas no están el 22 de mayo, será por un interés político". El representante de la red Independentistak Txutxi Ariznabarreta reivindicó que el Aberri Eguna "debe ser el día de mostrar entre los independentistas nuestra fuerza ante la sociedad vasca, los Estados y todo el mundo", y apeló por ello a que "todas y todos los abertzales tenemos que celebrarlo unidos".

En Baigorri, el vicecoordinador de Aralar, Jon Abril, reivindicó "una nueva cultura política". A su juicio, en esta estrategia, tiene que quedar "excluida toda muestra de violencia" y se debe pensar en qué hacer entre todos los abertzales "para conseguir que Euskal Herria sea libre en un futuro inmediato".

La jornada estuvo marcada también por el fallecimiento del militante de Hamaikabat José Manuel Uribarri, cuando acudía a celebrar el Aberri Eguna que su partido había organizado en el monte Urgull de la capital guipuzcoana.

Más noticias de Política y Sociedad