Público
Público

Polémica por el apoyo de Duran a los tradicionalistas

FERRAN CASAS

El acto y la misa que, el domingo, se celebraron en Barcelona contra el aborto y por la familia tradicional seguía ayer levantando polvareda. Josep A. Duran i Lleida, candidato de CiU el 9-M, salió malparado. La izquierda se ensañó con él, dejando a un lado al PP, por asistir a la eucaristía convocada por católicos ortodoxos y oficiada por el arzobispo. En el evento intervinieron Manel Silva, número 7 de CiU por Barcelona y de la cúpula de Unió, y el exconseller Josep Miró i Ardèvol, de CDC.

La Generalitat criticó el acto. Pero el PSC, ERC e ICV-EUiA lo usaron además para, en precampaña, presentar a la federación y al PP como una misma cosa, pese a que Duran descarta ahora pactos con Rajoy.

No sólo Duran secundó a los tradicionalistas. También acudieron la exsenadora del PSC Mercerdes Aroz -distanciada de su partido por la religión- y el líder de la xenófoba PxC Josep Anglada.

La asistencia de Duran al acto, que nadie discutió en Unió, generó debate en Convergència, socio mayoritario de la federación. Algunos criticaron la "oportunidad" de asistir a un acto "trasnochado" a pocas semanas de las elecciones. Otros, como Francesc Homs, le aplaudieron el gesto. El diputado de CDC criticó que los gays adopten porque deben primar "los derechos del niño".

Intentó no embarrarse

Mientras, Duran se esforzaba en no embarrarse. A preguntas de Público sobre si las familias católicas tienen o no motivos para sentirse maltratadas, aseguró no ser "representante" de los católicos. Por eso, a diferencia de lo que ocurre habitualmente, afirmó "no tener opinión".

Horas antes quiso zanjar el asunto en TV3 admitiendo que el modelo de familia tradicional, "un padre y una madre casados por la Iglesia", está "superado". Pero reiteró que está en contra de la denominación de "matrimonio" para las uniones gay tal y como hizo en su día en el Congreso.

Por su parte, el PP siguió avisando sobre qué pasará si gana el 9-M. Después de la misa-mitin, su candidata por Barcelona, Dolors Nadal, ya afirmó que suprimirán Educación para la Ciudadanía. Ayer adelantó que reformarán el código civil en lo referido a los matrimonios homosexuales.

Con la misma tesis que Duran, Nadal garantizó que no revisará efecto jurídico ni rebajará derechos pero si reformará la ley para que dejen de ser "matrimonios".

La consellera de Acció Social, Carme Capdevila, de ERC, calificó de "carca" y "poco respetuoso" afirmar que sólo la familia tradicional puede educar a un niño. Según ella no adaptar la mentalidad a las nuevas realidades es "no tener los pies en el suelo".

LAS CRÍTICAS DEL TRIPARTITO A LA FEDERACIÓN

CARME CHACÓN (PSC)

La candidata del PSC por Barcelona, Carme Chacón, lamentó ayer que Duran "se fotografiara con un PP de ultraderecha" el domingo. La ministra lamentó que, lejos de actuar como un elemento moderador de los populares, Duran "acompañe" a los conservadores en su senda de radicalidad de la mano de la Iglesia. En un acto en Girona la titular de Vivienda recordó todas las "agresiones" del PP a Catalunya en los últimos años.

JOAN RIDAO (ERC)

Joan Ridao, de Esquerra, criticó que Duran, como también Nadal y Sirera, del PP, participaran de un acto de los "más integristas e intolerantes" de la Iglesia. El independentista recordó que a la misa, además de reprentantes de CiU y el PP, asistieron los de la Plataforma per Catalunya "aglutinando por tanto a toda la derecha para imponer un modelo único de familia". Ridao pidió "respeto" para todos los tipos de familia.

JOAN HERRERA (ICV)

El candidato de ICV-EUiA, Joan Herrera, lamentó que el cardenal arzobispo de Barcelona Lluís Martínez Sistach "bendijera el entendimiento PP-CiU" en el acto convocado para defender un determinado modelo de familia. Herrera afirmó que el de domingo es "el encuentro más carca y conservador celebrado en muchos años en Barcelona" y preguntó al PSOE y a Chacón "si aún quieren pactar con Duran después del 9-M".

Más noticias de Política y Sociedad