Público
Público

La Policía detiene a tres alcaldes gallegos en una trama corrupta

Dos regidores militan en el PP y el tercero es un independiente aliado del PSOE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los alcaldes de los municipios coruñeses de Cee, Fisterra y Mazaricos, en la Costa da Morte, fueron detenidos ayer por su supuesta implicación en una trama de corrupción. Los regidores están acusados de los delitos de prevaricación, tráfico de influencias, aceptación de soborno y falsificación de documento público. En el marco de la llamada operación Orquesta han sido arrestados además dos concejales de la localidad de Fisterra, así como al menos tres empresarios de la construcción de la comarca. Todo indica a que los agentes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía han desmantelado una trama de corrupción urbanística.

Los imputados pasarán hoy previsiblemente a disposición del titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Corcubión, que dirige las investigaciones. El trasiego policial fue continuo desde primera hora de la mañana en los concellos investigados. Los policías efectuaron ocho registros en los tres ayuntamientos, así como en viviendas particulares. Dos de los alcaldes detenidos son del PP José Manuel Santos, José Manuel Traba, de Mazaricos y Fisterra, respectivamente, mientras que Cee está gobernado por el independiente Ramón Vigo, en coalición con el PSdeG-PSOE. Los dos concejales arrestados pertenecen al grupo municipal de Fisterra.

Cee, Fisterra y Mazaricos son los municipios bajo sospecha

A pesar de que la operación se encuentra bajo secreto de sumario, las primeras hipótesis apuntan a que el epicentro de la trama corrupta se encontraba en Cee. Precisamente fue este Ayuntamiento el primero en ser registrado por orden judicial. Ni los funcionarios, ni los empleados municipales pudieron acceder al edificio en todo el día. También lo intentó, aunque en vano, Amancia Trillo, la vicealcaldesa socialista de la localidad, que dijo tener 'plena confianza' en Ramón Vigo, el alcalde.

En el Ayuntamiento de Fisterra, el procedimiento fue similar. Para estupor de los vecinos, una docena de agentes bajaron de sus vehículos poco antes de las diez, dispuestos a incautarse de documentación municipal, mientras otros permanecían en el exterior del edificio para impedir el acceso. En Mazaricos, los agentes permanecieron en el interior del municipio durante ocho horas. El constructor D. Ogando y su hijo, dueños de Construcciones Ogando, de Muxía, también se encuentran entre los detenidos. Los agentes practicaron también diversos registros en las oficinas de la empresa, situada en los bajos de la vivienda familiar. El constructor es muy conocido en la comarca.

También han sido arrestados tres empresarios de la construcción

El tercer empresario detenido es vecino de la localidad coruñesa de Corcubión y se dedica a contratar orquestas para eventos y a la compra y venta de terrenos.

Las detenciones causaron estupor entre la clase política gallega. Las tres formaciones con representación parlamentaria se mostraron partidarias de no entorpecer la labor de jueces. Pedro Puy, portavoz económico y responsable electoral del PP de Galicia, expresó su 'máximo respeto' por la acción de la Justicia para que efectúe su labor con 'independencia'. 'El PP está siempre de acuerdo con la Justicia y confiamos en que trabaje siempre con independencia', remachó.

Tráfico de influencias y soborno, entre los delitos investigados

El secretario general del PSdeG, Manuel Vázquez, también ofreció 'la máxima colaboración'. 'Quiero creer que a priori todo el mundo hace las cosas bien', señaló tras pedir 'transparencia y colaboración' a los representantes socialistas en los ayuntamientos investigados.

El portavoz nacional del BNG se mostró muy cauteloso en sus declaraciones 'por no disponer de toda la información', según manifestó, aunque quiso hacer hincapié en que 'la ética debe presidir' la acción política.

Más noticias en Política y Sociedad