Público
Público

Política 2011: la derecha regresa al poder

El PP se estrenará en 2012 con un mapa de poder institucional inédito en democracia. La crisis económica y la gestión del fin de ETA son sus dos grandes retos

MIGUEL ÁNGEL MARFULL

El año se despertó con Zapatero como presidente y se irá a dormir con Rajoy en la Moncloa. La pesadilla de la crisis ha roto al PSOE tantos sueños como veces ha abonado al PP el sueño de la victoria.

La palabra cambio enhebra estos 12 meses. La toma de posesión del nuevo Gobierno culminó ayer una larga sucesión de relevos. Las elecciones del 20-N marcan el antes y el después. “Derecha absoluta”, tituló Público al día siguiente para recoger el resultado.

El PP coronó entonces ocho años de espera de Rajoy al rematar una mayoría sin fisuras de 185 diputados. El PSOE, en erupción desde que Zapatero anunció en abril su intención de retirarse, se hundió con 110 escaños después de que su candidato, Alfredo Pérez Rubalcaba, capeara una campaña con todos los elementos en contra. IU, UPyD y Amaiur fueron, con el PP, los grandes triunfadores en la noche de la gran derrota del PSOE.

Este calendario ha presidido el año. En julio, Zapatero fijó la convocatoria –20-N, elecciones generalísimas–, para “proyectar certidumbre”. Rajoy declaró su intención de “gobernar con moderación”. Antes, el 8 de julio, Rubalcaba anunció su salida del Gobierno para asumir oficialmente lo que era de forma oficiosa: candidato a la presidencia.

Urdangarin y Camps han acaparado el capítulo de la corrupción en 2011

Se taponaba así una herida aún abierta: el relevo de Zapatero. Rubalcaba optó en solitario después de que Carme Chacón renunciara a unas primarias en mayo, tras la derrota del PSOE en las elecciones autonómicas y municipales del 22-M. El PP aventajó en 10 puntos a los socialistas, que tuvieron su peor resultado desde 1979.

En paralelo a la campaña, surgió un nuevo movimiento, transversal, ciudadano y espontáneo. Son los indignados, el Movimiento 15-M, que desborda la campaña. Decenas de manifestaciones –con cientos de miles de personas en la calle– crecen en distintas ciudades e irrumpen en el discurso de los partidos. La Puerta del Sol de Madrid es el epicentro de la protesta. “El futuro es ahora”, gritan los convocados.

El 19 de junio volverá a sacar a la calle una marea indignada. El 24 de julio, en su tercera gran movilización, los indignados fortalecieron su músculo crítico.

Pocas veces hubo una portada más soñada: “Agur, ETA”, tituló Público el adiós de la banda. El 20 de octubre, ETA proclama “el cese definitivo de la actividad armada”. Deja la violencia sin concesiones políticas después de haber asesinado a 829 personas. Es el último gran eslabón de una cadena que engarza con el alto el fuego “permanente, general y verificable” que la banda anuncia en enero. “El fin de ETA es inevitable”, proclama entonces el lehendakari, Patxi López.

Tras anunciar su "cese definitivo", por primera vez ETA no ha roto unas generales

La Casa Real ha hecho una lenta digestión de las noticias –muchas desveladas por este diario– que le llevaron a admitir que el comportamiento del yerno del rey, Iñaki Urdangarin, “no ha sido ejemplar”. Fue un eufemismo para resumir su labor en Nóos, pretendida ONG sin ánimo de lucro que acabó lucrándose, supuestamente, con dinero público.

El expresidente del País Valencià Francisco Camps es el segundo gran apellido en el capítulo de la corrupción correspondiente a 2011. “Mis conciudadanos querrán que vaya bien vestido, se defendió, al ser juzgado por cohecho impropio en el caso de los trajes. La sentencia será ya una de las noticias que alimente el año 2012.

Más noticias de Política y Sociedad