Público
Público

El PP abre el frente de la cadena perpetua

El partido de Mariano Rajoy dice que es "la calle" la que pide la reforma penal. Los socialistas retan a los conservadores a que defiendan su propuesta en el Congreso

Y. GONZÁLEZ / G. LÓPEZ ALBA

El PP ha tardado menos de una semana en generar una nueva controversia. Ahora en el ámbito judicial, proponiendo un debate sobre la implantación de la cadena perpetua. La petición llega pocos días después de que los conservadores resucitaran su bandera electoral de aplicar un contrato de integración a los inmigrantes. Para la dirección del PSOE, es una expresión más de una estrategia de crispación basada en "fabricar problemas donde no los hay".

"Es un debate del que se puede hablar". Así se mostraba ayer la número dos del PP, María Dolores de Cospedal, un día después de que el vicesecretario de política autonómica de su partido, Javier Arenas, apostara por abordar "sin complejos" un debate sobre la implantación de la cadena perpetua. Las palabras del también líder del PP andaluz llegaban cuando se cumplía el primer aniversario de la desaparición de la joven Marta del Castillo.

El PSOE critica al PP por «fabricar problemas donde no los hay»

En la rueda de prensa posterior al comité de dirección, De Cospedal rechazó que este fuese a ser un tema a incorporar en el programa electoral. "No hemos dicho que vaya a ser una propuesta del PP. Hemos dicho que es un debate que hay que tratar". Lo que no aclaró es la forma en la que el PP pretende contribuir a este debate.

Más contundente fue la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que alabó la propuesta de Javier Arenas. "En los casos en los que se sabe que no hay ningún tipo de arrepentimiento ni posibilidad de reinserción en la sociedad, creo que, aceptando la revisión [de condena] cada equis años, no hay por qué descartar la cadena perpetua", manifestó.

Los conservadores no concretan cómo contribuirán a este debate

El PP se escuda a la hora defender su propuesta en que es "la calle" la que reclama que se aborde el tema. De hecho, ya sentaron las bases para esta estrategia el 16 de enero, durante la interparlamentaria celebrada en Palma. En un comunicado sobre la justicia, el partido recogía los datos del último informe del Observatorio de la Actividad de la Justicia (Fundación Wolters Kluwer). Entre otros, destacaban que "un 82% de los ciudadanos apoyarían la implantación de la cadena perpetua; el 51% siempre que fuera revisable; y hasta el 31%, sin más condiciones".

La portavoz del PSOE, Leire Pajín, tildó de "irresponsable reflexión" la controversia abierta por Arenas y retó al PP a que, si realmente quiere implantar la cadena perpetua, lo defienda en el Congreso, aprovechando la reforma del Código Penal que el Gobierno aprobó en noviembre y está ahora en tramitación parlamentaria. A día de hoy el Grupo Parlamentario Popular no lo baraja.

Rubalcaba acusa al PP de "hacer incursiones" por la extrema derecha

Pajín, en su comparecencia tras la reunión de la ejecutiva socialista, subrayó que no se puede "utilizar el dolor ajeno para hacer demagogia" y sostuvo que el Código Penal vigente ya es "mucho más duro" que los que se aplican en otros países donde existe la pena de cadena perpetua.

Tras manifestar sus dudas sobre si las palabras de Arenas reflejan el criterio de su partido, "porque le han desmentido ya varias veces", Pajín defendió que no se puede legislar "a golpe de telediario" ni cambiar las leyes "cada vez que hay una situación puntual que crea conmoción social".

Mientras, el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, descartó la propuesta por tener "difícil encaje constitucional" y recordó que el Código Penal es "muy riguroso". En un sentido similar, el titular de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró que el sistema penal español es "el más duro de Europa". En una entrevista en Punto Radio, acusó al PP de "hacer incursiones por la extrema derecha por miedo a perder ese electorado".

Más noticias de Política y Sociedad