Público
Público

El PP cambia el criterio del Congreso para vetar a Amaiur

La mayoría absoluta del PP en la Mesa de la Cámara impide que el partido abertzale tenga grupo propio. PSOE y CiU optaron por la abstención

MIGUEL ÁNGEL MARFULL

En paralelo a los argumentos jurídicos –dura lex, sed lex– que el PP invoca de forma insistente para negar a Amaiur la posibilidad de contar con grupo propio en el Congreso, los conservadores han acuñado fórmulas más familiares: “Se aprueba con cinco, todo lo que queda por debajo es suspenso”. Y la coalición abertzale sacó en Navarra un 14,87% de votos, cuando la ley le exigía un 15% para obtener grupo. Sólo le falta eso, ya que supera con creces en Euskadi el porcentaje y cuenta con suficientes diputados, con o sin su representante navarro.

Estas eran las reglas del juego. Abiertas a la interpretación en legislaturas anteriores e inflexibles hoy en el dictamen de la Mesa del Congreso que, tras varios aplazamientos, cerró el paso al grupo pretendido por Amaiur. “La Mesa de la Cámara, en el ejercicio de su función calificadora, ha variado su interpretación de los requisitos establecidos en el Reglamento, de acuerdo con el amplio margen de interpretación de la legalidad parlamentaria reconocido por la propia jurisprudencia constitucional”, sostiene el informe, que fue entregado a los miembros de la Mesa, en una primera versión, sin firma ni membrete del Congreso. Una segunda versión ya tenía membrete oficial, pero también tenía otra peculiaridad: la nota sobre Amaiur era la única en la que los servicios jurídicos no realizaban una “propuesta”, algo que sí existió en los informes sobre los demas grupos.

El PP, con mayoría absoluta en este órgano –cinco de nueve miembros– se pronunció en contra de la concesión del grupo tras repasarlo. “Hemos hecho lo que teníamos que hacer. Otra cosa habría sido prevaricar”, defendió Celia Villalobos. El PSOE, con tres miembros, optó por abstenerse, al igual que CiU. Los socialistas se quejaron por la “falta de solidez” jurídica del informe. El presidente del Congreso, Jesús Posada, subrayó que la decisión se adoptó “sin ningún voto a favor” de Amaiur.

"Hemos hecho lo que teníamos que hacer", sostiene el PP

El plazo para recurrir esta decisión concluye hoy a las 20 horas. Perdida la primera batalla anoche en el Congreso, la ofensiva de Amaiur habrá de buscar otros caminos. “No descartamos nada”, advirtió su diputado por Gipuzkoa Mikel Errekondo, quien calificó la decisión de “errónea y preocupante”.

La coalición tiene al menos dos mecanismos para procurarse grupo, aunque la Mesa se reserva la última palabra. Amaiur podría cortejar a Geroa Bai para que su diputada, Uxue Barkos, le ceda temporalmente su escaño, sumando las décimas que precisa para llegar al 15% de los votos en este territorio.

La otra opción precisaría reunir los 15 diputados que garantizan grupo con otras formaciones. Esta fórmula requiere amarrar un compromiso de permanencia, ya que si más de la mitad del nuevo grupo lo abandona, todos pasan automáticamente al Grupo Mixto.

Pero Barkos espera aún la llamada de Amaiur, renuente a desvelar sus cartas. Otros, como ERC, se han ofrecido para amasar ese grupo de 15 diputados. Sin respuesta. La coalición dispone de pocas horas para recurrir y el Congreso tomará la decisión definitiva el lunes, antes del comienzo de la sesión que elegirá al nuevo presidente del Gobierno.

Amaiur considera "preocupante" la decisión y explora vías alternativas con otros partidos

Amaiur reclamó hoy su derecho a contar con grupo propio ante el rey, en un inédito encuentro dentro de la preceptiva ronda de contactos que antecede a la investidura. “El rey ha compartido el deseo de todos los partidos que me han precedido en el derecho que nos asiste a tener grupo”, aseguró Errekondo, que arrancó al jefe del Estado una frase inédita: “Amaiur coincide con su majestad en lograr una paz duradera, estable y justa”.

Entre las formaciones que desfilaron ante el jefe del Estado, una lo hizo sin avalar a Amaiur precisamente. UPyD –cinco diputados y el 4,97% de votos– acudió a palacio tras asegurarse grupo propio gracias a una alianza puntual con el diputado del Foro Asturias –los regionalistas del ex vicepresidente Álvarez Cascos–, que le permite rebasar el 5% estatal de votos requeridos para hacerse con un grupo.

Es una alianza “meramente instrumental”, explicó Rosa Díez. La misma que criticó esta práctica en 2008, cuando ERC-IU-ICV la usaron con el BNG para constituir su grupo. Grandes remedios, vino a decir Díez, ante un gran mal: “El PP pretende utilizar a UPyD como coartada con Amaiur y no se lo vamos a permitir”, justificó.

La portavoz magenta rechazó semejanzas entre su partido y Amaiur ante esa falta por la mínima del porcentaje exigido por la ley para formar grupo: “No estamos en las mismas circunstancias ni somos lo mismo (...). A UPyD le ha perjudicado una ley electoral injusta y a Amaiur le ha beneficiado”. Para subrayar distancias, UPyD registró una iniciativa instando al Gobierno a ilegalizar a la coalición al considerarla un “fraude de ley” que pretende dar continuidad a Batasuna.

El PSOE critica la "falta de solidez" del informe, sin firma en su primera versión

La sombra de Amaiur oscureció el paso del resto de partidos por la Zarzuela. Josu Erkoreka, del PNV, Cayo Lara, líder de IU, y Josep Antoni Duran i Lleida, portavoz de CIU, completaron el plantel, que cerraron el socialista Rubalcaba y Rajoy.

El líder del PP no se pronunció sobre el intento de Amaiur por formar grupo parlamentario –frustrado en primera instancia apenas dos horas después de su cita con el rey– y se limitó a una referencia, aséptica, sobre la eventualidad de una ilegalización de la coalición a instancias de UPyD: “Mi posición es la de siempre. Cuando la abogacía del Estado y la Fiscalía tenga datos que consideren suficientes para interponer un recurso que pueda tener éxito”.

Más noticias de Política y Sociedad