Público
Público

El PP se niega a ceder peso en la Mesa del Congreso

Blanco insta a los partidos minoritarios a seguir negociando sobre la formación de grupos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El PP podría tener mayoría esta legislatura en la Mesa del Congreso de los Diputados. Sus cuatro asientos le podrán dar un dominio ficticio si el PSOE cede, como parece, dos de sus cinco puestos a CiU y PNV para asegurar la pluralidad. Es la única posibilidad que le queda a los socialistas para incluir a los nacionalistas tras la negativa del PP de dejar a los partidos minoritarios uno de sus cuatro asientos.

La cesión del PSOE no sería gratuita. En otras legislatura, pactos parecidos incluían el compromiso de los grupos beneficiados de no dejar en minoría en la Mesa al partido que les cedía el lugar.

La pasada ocurrió así. A pesar de su victoria, el PSOE tenía sólo tres puestos en el órganos de dirección del Congreso. Dos de los cinco que les correspondían los ocuparon CiU e IU. Pese a la mayoría del PP, el PSOE sólo quedó en minoría en dos ocasiones durante toda la legislatura, en febrero y noviembre de 2007. Es decir, el pacto funcionó.

En esta ocasión, el PSOE ha tratado de que fueran los dos grandes partidos quienes hicieran el sacrificio, un puesto cada uno, en pro de la pluralidad. Se lo propuso ayer el número dos socialista, José Blanco, al portavoz conservador saliente, Eduardo Zaplana. Este lo rechazó de plano.
Según el ya ex portavoz parlamentario, no tiene sentido que sea el PP quien deba sacrificarse para asegurar los pactos de legislatura. Los conservadores mantendrán 'todos los medios' que sus votantes les han facilitado para hacer oposición, más si cabe cuando los socialistas no ofrecen ninguna contrapartida.

Formación de grupos

Fue lo más destacable de la ronda de contactos que terminó ayer entre el secretario de organización socialista y todos los grupos con representación parlamentaria. Pero, aunque Blanco mantuvo que las conversaciones se habían limitado a la composición de la mesa, otro tema sobrevoló la mayoría de contactos. Tanto ERC, como IU, CC, BNG y Na Bai siguen moviendo sus fichas para tratar de formar grupos parlamentarios. Todos lso enclavados en el Mixto, menos UPyD, apelaron al número dos del PSOE para que fuera flexible en los requisitos: cinco diputados y un 5% del voto nacional. Una hipotética unión entre IU, ICV y ERC alcanzaría el 4,97% de los sufragios.

Blanco ayer se lavó las manos. Aunque el grupo socialista no obstaculizará la formación, la decisión última dependerá de los servicios jurídicos y la mesa del Congreso.

Allí, CiU tendrá, gracias al puesto cedido por los socialistas, un papel decisivo. A los catalanes no les interesa aumentar el peso de los republicanos en el Congreso. Su oposición, unido a la expresada ayer por Eduardo Zaplana deja en una situación peligrosa el nacimiento de un grupo de conveniencia. Blanco aconsejó a los grupos minoritarios seguir negociando. La incorporación de un acta más, la de Na Bai, permitiría cumplir los criterios del reglamento.