Público
Público

PP y PSOE rechazan acercar los presos de ETA a Euskadi

Exigen a Batasuna que se desmarque de la banda

PÚBLICO

Socialistas y conservadores vascos coincidieron en el análisis de la multitudinaria marcha que recorrió el sábado las calles de Bilbao para exigir a los gobiernos español y francés el fin de la dispersión de los presos de ETA. Para ambos partidos, la manifestación fue una ocasión desaprovechada por la ilegalizada Batasuna para desmarcarse definitivamente de la banda y reclamarle el fin de toda violencia.

Ha sido 'una nueva oportunidad perdida', aseguró José Antonio Pastor. El portavoz del PSE situó la concentración en las coordenadas del pasado fue 'fruto de otra época y de otro momento, de una situación antigua, que no recogía el momento actual', ya que no hay posibilidades para otro proceso de paz y un diálogo que empiece por el acercamiento de los reclusos etarras a las prisiones del País Vasco.

'No es este el momento de reclamarle al Gobierno vasco, ni al español, ni a la democracia, ningún tipo de movimiento señaló. El único culpable de la situación de falta de libertad que todavía existe en Euskadi y de la existencia de ETA es la propia ETA'. Es decir, según Pastor, 'la única' que tiene que mover ficha es la banda, y la izquierda abertzale 'que quiere jugar en política', para ser 'creíble' debe pedir a los terroristas su 'desaparición definitiva' de modo 'explícito, contundente e inequívoco', informa Europa Press.

Mientras, para Leopoldo Barreda, portavoz del PP vasco, Batasuna 'perdió' su oportunidad para 'hacer visible una ruptura o distanciamiento real' con ETA. Lo que hizo en cambio, dijo, es manifestarse a favor de otro objetivo, 'modificar la política penitenciaria, que favorece los intereses de ETA'. Barreda también atacó a los otros partidos que secundaron la marcha Eusko Alkartasuna, Aralar, Alternatiba (escisión de Ezker Batua) y la vasco-francesa Abertazeleen Batasuna por su 'incapacidad' de tener una 'política propia y autónoma'.

PNV: confianza en Zapatero

Sin embargo, desde el PP nacional llegó un mensaje crítico, y de clara advertencia, hacia el Gobierno central: 'No nos podemos dejar engañar ni por los terroristas de ETA ni por los amigos de los terroristas de ETA', ya que tienen como única meta 'presentarse a las elecciones municipales'. Fueron las palabras de Javier Arenas, vicesecretario de Política Autonómica y Municipal del PP, desde Coín (Málaga).

Un talante muy distinto hacia el Ejecutivo mostró Iñigo Urkullu en una entrevista en Deia publicada hoy. El presidente del PNV pidió confianza hacia José Luis Rodríguez Zapatero: 'Todos sabremos estar a la altura de las circunstancias, empezando por el Gobierno español y otros poderes del Estado si se dan las condiciones debidas'. Es decir, que el PNV espera que el Ejecutivo central pueda legalizar las listas abertzales si Batasuna da 'determinados pasos'.

Por su parte, Gaspar Llamazares, portavoz de IU en el Congreso, pidió a PSOE y a PP que no busquen réditos del fin de la violencia, porque 'no tiene rentabilidad para quien lo gestione desde el punto de vista electoral'. Sería 'inocuo', aseveró, informa Efe.

Más noticias