Público
Público

La prensa extranjera airea la indefinición del proyecto de Rajoy

El líder del PP sigue sin explicar su programa y se limita a asegurar que es la hora de "los gobernantes de cuajo"  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los medios internacionales han puesto sus ojos sobre Mariano Rajoy, el candidato a las generales favorito en las encuestas, para pedirle mayor claridad en sus propuestas. En su último número, The Economist resalta que el presidente del PP se 'enfrenta a un dilema en los próximos meses. Debe mostrarse moderado para ganar votos, pero tiene que parecer serio para ganarse el respeto de los mercados y de Bruselas'. De momento, añade el artículo, cuentan los votos.

El líder de los conservadores volvió a hacer gala de esta actitud. En una entrevista concedida a Europa Press desde Sanxenxo (Pontevedra), donde permanece de vacaciones desde el mes de julio, insistió una vez más en que su objetivo es reducir el déficit sin cargar el coste sobre los ciudadanos. 'Yo, en este momento, no tengo previsto subir ningún impuesto', sostuvo, fiando a la recuperación de la actividad económica y al crecimiento cerrar las cuentas públicas con el saldo negativo comprometido. También rechazó tener pensado hacer recortes.

The Economist' cree que oculta sus verdaderos planes para ganar votos

'Ese es el reto más duro', apunta The Economist, que se pregunta cómo logrará recortar el déficit si el crecimiento no repun-ta. En ese caso, augura la revista, Rajoy 'deberá cortar los gastos'. Él, en su entrevista, apuntó a la reducción de un 'sinfín' de organismos públicos 'sin utilidad' y la eliminación de duplicidades entre administraciones. También anunció una oferta de empleo público 'bien estudiada'.

Para cumplir el objetivo de déficit, Rajoy señaló que pondría en marcha inmediatamente un 'plan de choque'. Este incluye las tres iniciativas que presentó en el debate sobre el estado de la nación y que fueron registradas por su partido el mismo día: la modificación de las leyes de estabilidad presupuestaria para establecer un 'techo de gasto a las administraciones', una ley de Transparencia y otra de apoyo a los emprendedores.

No manda a los mercados el mensaje que quieren oír, le reprocha el Journal'

En el neoconservador The Wall Street Journal, Simon Nixon escribía el miércoles que 'la mejor esperanza para España está en el líder de la oposición'. Ahora bien, ponía una pega: 'Faltan cuatro meses para las elecciones y no hay señales de que Rajoy vaya a mandar el mensaje que los mercados quieren oír' antes de esa fecha.

En su opinión, Rajoy podría 'calmar a los mercados', como hizo David Cameron antes de llegar a Downing Street. Si establece 'una agenda de reformas atrevidas y se compromete a ponerlas en marcha rápidamente, incluyendo una recapitalización rápida de los bancos y reformas estructurales mucho más duras, los mercados le darán el beneficio de la duda'.

A falta de precisión, Leo Wieland insiste en el conservador Frankfurter Allgemeine que el líder del PP 'está obligado ahora a definir su programa. Debería presentar un plan coherente que le permita ganarse un perfil más nítido'. Rajoy, sin embargo, está más en el discurso de pedir 'un cambio de Gobierno'. Y cuanto antes, mejor, reclaman desde el partido. La situación actual, asegura, es propicia para 'gobernantes de cuajo', con un 'liderazgo claro', 'determinación y coraje' para afrontar la crisis

El pasado lunes, el Süddeutsche Zeitung publicó un perfil de Rajoy. Su autor, Javier Cáceres, destacaba que el presidente del PP 'prefirió no cargar con el coste político' de las reformas estructurales de 2010 y los recortes. También recordaba que el líder del PP fue elegido a dedo por José María Aznar, que el 'ala de la ultraderecha' del PP le critica' por su moderación y que no es amigo de las ruedas de prensa.

Más noticias en Política y Sociedad