Público
Público

El presidente de la Caja de Canarias se desvincula del 'caso Bankia' y declara que votaba lo que le decían

El también presidente de Cruz Roja Española asegura que sólo cobraba dietas y que se ha reducido el sueldo hasta los 70.000 euros anuales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de la Caja Insular de Ahorros de Canarias, Juan Manuel Suárez del Toro, declaró este lunes al juez instructor del caso Bankia, Fernando Andreu, que su misión como miembro del Consejo de Administración del Banco Financiero de Ahorros (BFA) era meramente 'asistir', y que votaba 'lo que le decían'. Aseguró que no tuvo conocimiento de los reparos planteados por la auditora Deloitte o del Banco de España sobre las cuentas del banco. Suárez del Toro, que también preside Cruz Roja Española desde 1994, abrió este lunes la ronda de declaraciones de 33 exconsejeros de Bankia y su matriz BFA ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, que concluirá el próximo 20 de diciembre Rodrigo Rato. Todos ellos prestarán testimonio como imputados en el agujero de la entidad.

Según fuentes jurídicas, el aún máximo responsable de la Caja de Canarias, que entre las acusaciones sólo aceptó contestar al fiscal Anticorrupción, aseguró no tener retribución comon consejero de BFA, aunque sí cobraba dietas. Sobre su sueldo en la entidad de ahorros canaria, dijo que actualmente rondaba los 70.000 euros, tras dos fuertes reducciones que él mismo había aprobado.

En relación al Consejo de BFA del 28 de marzo de 2012, en el que se aprobaron unas cuentas de la entidad que ofrecían 309 millones de euros de beneficio, Suárez del Toro dijo que votó a favor, sin tener conocimiento ni notificación de la menor discrepancia al respecto de la auditora de Deloitte, que, sin embargo, según el Banco de España, había puesto serios reparos a esas cifras. Posteriormente, tras destaparse el agujero, esas supuestas ganancias se convirtieron en pérdidas de 2.979 millones.

Las mismas fuentes insistieron en que el presidente de la Caja de Canarias destacó que votaba lo que le decían, aunque no aclaró de quien partían las indicaciones. Las presentaciones al Consejo de los acuerdos a adoptar parten del presidente y del secretario del organismo. En respuesta a su propio abogado, el imputado señaló que su misión en el Consejo de BFA era, únicamente, 'asistir'. Tampoco fue informado de las reiteradas advertencias realizadas por el Banco de España a Bankia sobre la politización de su Consejo de Administración y la necesidad de profesionalizarlo. 'La Ley de Cajas era así y las cosas eran como eran', respondió al fiscal, según fuentes jurídicas.

En cuanto a la dimisión de Rato el 9 de mayo de 2012, dijo que la única explicación que les dió es que era lo mejor para la entidad. Del mismo modo y el mismo día, aprobó el nombramiento de José Ignacio Gorigolzarri como nuevo presidente y la conversión de las participaciones preferentes y del préstamos del FROB en acciones. Era lo que le habían dicho que votase con el argumento de que era lo mejor para la entidad. Del resto del problema de Bankia indicó que se ha enterado por los medios de comunicación y por la comparecencia de Rato en el Congreso el pasado mes de julio. También avaló la petición de 19.000 millones de euros para el rescate del banco, por el mismo método de asentir a lo que se proponía con razones de que era lo más positivo para Bankia.

En cuanto a la fusión que dió origen a Bankia y la salida a bolsa del banco, destacó que, de alguna forma, fue una sugerencia del Banco de España.

Más noticias en Política y Sociedad