Público
Público

"La presión que han ejercido ha sido brutal"

Faustino Villora, primer portavoz de la plataforma. Afectado por el plan fue uno de los primeros activistas

T.G.D

Faustino Villora, Tino, ha formado parte de la plataforma Salvem El Cabanyal desde el origen. Sus padres son los panaderos del barrio y en el mismo momento en que se puso en marcha el proyecto de ampliación de la Avenida de Blasco Ibáñez se enfrentó a él organizando, de forma asamblearia, la plataforma.

Ahora, Villora celebra que el tiempo les haya dado la razón, puesto que el informe del Ministerio de Cultura habla de expolio, algo que ellos tuvieron claro desde el principio. "Era lógico lo que ha dicho el Ministerio. Además, no hay ninguna razón de interés general que obligue a 1.200 familias a abandonar sus casas. Lo que estaba haciendo el Consistorio era un expolio del entorno social", asegura.

Aunque no le gusta hablar en término de guerras y batallas, este cabanyalero asegura que "ahora ha cambiado la situación, el estado de las cosas. La presión que han ejercido el Ayuntamiento y la Generalitat desde 1998 ha sido brutal, muy fuerte. Nunca ha dialogado con los vecinos, han ido como si esto fuera una tierra conquistada". Y añade, sobre la opinión del Partido Popular: "Era difícil que cambiara de idea y de criterio, pero la esperanza nunca se pierde. Por eso digo que no hemos ganado aún, ya que esto va a tardar años en resolverse".

Villora nació en la calle San Pedro, en una casa construida por sus abuelos en el año 1901 y que el proyecto municipal quería tirar abajo. Para él, lo más duro es que se haya querido acabar con un asentamiento social en el que viven muchas personas desde hace generaciones y que está constituido desde mucho antes de la primera idea de prolongación de Blasco Ibáñez, "algo que se manifiesta innecesario".

Su deseo para el barrio pasa por un plan de rehabilitación con consenso ciudadano. "Solo para expropiar, derribar y urbanizar lo que ya está construido y urbanizado creo que necesitan 240 millones de euros. Con 10 o con 15 podría estar rehabilitado y siendo un foco de atención turística", reflexiona.

Más noticias de Política y Sociedad