Público
Público

El PSOE confía en que Zapatero aclare hoy el calendario de la sucesión

El presidente aseguró la semana pasada que ahora "no toca", pero dirigentes socialistas esperan que anuncie fecha para las primarias

 

GONZALO LÓPEZ ALBA

"Mañana [sábado] nos enteraremos y veremos qué pasa". Con esta incertidumbre comenzaron a llegar ayer a Madrid los casi 250 miembros del Comité Federal del PSOE, que se reúne en un clima de máxima expectación ante la previsión de que, con mayor o menor concreción, José Luis Rodríguez Zapatero tendrá que clarificar el calendario para su sucesión.

Molesto por que sus planes ya hayan trascendido en varias ocasiones, ha decidido mantener en vilo hasta el último momento a la cúpula dirigente del PSOE. Zapatero, que se puso ayer por la tarde a la tarea de elaborar su intervención, había manejado la posibilidad de anunciar hoy que no optará a un tercer mandato, como informó Público (20/3/2011). Pero se irritó sobremanera por una filtración con la que entendió que intentaban marcarle los tiempos. "Los tiempos los voy a marcar yo y ahora no toca", aseguró el jueves de la semana pasada. Esta postura seguía viva ayer, según algunas fuentes de su entorno.

Zapatero: "No se puede ser el mejor delantero centro toda la vida"

Pero otras no descartaban que, finalmente, haya sorpresa: "Yo no lo descartaría. Basta con recordar la remodelación del Gobierno, que la abortó en junio, cuando se publicó, y la hizo en octubre, cuando nadie la esperaba". La sorpresa que apuntaban anoche algunos dirigentes sería el anuncio de la fecha para abrir el proceso de primarias, siempre después de los comicios de mayo.

En los círculos gubernamentales y socialistas había ayer pálpitos contradictorios, fruto del mutismo del presidente. La tesis que parecía más plausible, y que no contradice lo anterior, era que explicará hoy que "no toca" el debate sucesorio y pedirá que se aparque.

No disolverá las Cortes hasta que el Presupuesto para 2012 esté aprobado

Esta impresión se vio reforzada por unas declaraciones hechas a Le Monde, Der Spiegel, Gazeta Wyborcza, The Guardian y El País, colgadas ayer en sus ediciones digitales. En esta entrevista conjunta, realizada en la tarde del martes, Zapatero dice: "Está pensado, todo está pensado. (...) Sé la responsabilidad que tengo. Sé que mi responsabilidad es hacer lo mejor para España y para el PSOE. Y como pienso que en esta tarea de contribuir al mejor resultado para el partido tengo una cierta hoja de servicios, con toda modestia lo digo, sé cómo tengo que hacer las cosas y cuándo".

Y también dice: "Hay una reflexión que es evidente. La estabilidad política, institucional, que es estabilidad parlamentaria, es muy importante para hacer la tarea que tenemos por delante en el ámbito económico. Y ese trabajo lo estoy haciendo. El Gobierno va a cumplir y agotar la legislatura (...)".

Esta referencia a la estabilidad, a la que también apeló el sábado pasado la élite empresarial, respalda la tesis de que ratificará su determinación de agotar la legislatura y pedirá aplazar el debate sucesorio, al menos hasta después de las elecciones del 22 de mayo. La primera decisión la ha ratificado en los últimos días en diversas conversaciones, en algunas de las cuales ha subrayado que su propósito es no disolver las Cortes hasta que se hayan aprobado los Presupuestos para 2012.

Madrid era anoche un hervidero de conciliábulos socialistas

Sobre su retirada, no deja dudas: "Hay gente que cree que se puede estar toda la vida jugando en la NBA. O que se puede ser el mejor delantero centro toda la vida. Pues no. Lo asumo".

En cuanto al momento para su sustitución, las opiniones en el PSOE continuaban ayer divididas. "Si dice ya que se va, tendremos lío; y si no lo dice ahora, estaremos desan-grándonos hasta junio", señalaba un dirigente territorial que, como la mayoría, anticipó su apoyo a lo que decida Zapatero. "Que haga lo que tenga que hacer. Si lo dice, bien; y si no lo dice, también", agregaba otro, con cierto hastío por el enredo.

Pero ni los barones ni el aparato del PSOE disponían ayer de información procedente del despacho presidencial. Para calmar su ansiedad, José Blanco y Marcelino Iglesias cenaron cada uno con varios, pero por separado. Aunque se barajó una cena de barones, la iniciativa no llegó a cuajar.

En lo que se mantiene la unanimidad es en que sólo Zapatero puede "cerrar" la caja de Pandora, que él mismo abrió. Y las dos alternativas que los suyos juzgan mejores son: "O dice que no se va a presentar en 2012 o dice que esto toca al final de la legislatura". Las presiones, más o menos soterradas, y en ambas direcciones, proseguían anoche. Para ayudar a que nadie meta la pata, desde Ferraz se cancelaron todas las entrevistas programadas para ayer y hoy en radios y televisiones.

Más noticias de Política y Sociedad