Público
Público

El PSOE piensa en Gabilondo como alternativa a Gallardón

La posible designación del ministro choca con el deseo de acelerar la nominación

GONZALO LÓPEZ ALBA

El PSOE está ya "volcado en el objetivo de 2011", cuando se celebrarán las elecciones municipales y autonómicas. El primer paso es la radiografía que ha encargado la secretaria de Organización, Leire Pajín, en colaboración con el responsable de Política Municipal, Antonio Hernando, para determinar cuál es la situación del partido en los diversos territorios, el proyecto político a plantear y los candidatos que le pondrán voz y cara.

Pero, sin necesidad de esperar a tener esa foto sobre la mesa, la dirección federal comparte con las regionales la conveniencia de adelantar al otoño la nominación de los candidatos en lugares donde la ventaja del PP es especialmente significativa y el PSOE aún no ha conseguido consolidar liderazgos alternativos. El objetivo es que "los ciudadanos tengan claro cuál es el referente" socialista y que los candidatos puedan planificar la alternativa con tiempo suficiente.

El paradigma es Madrid y la decisión que puede frenar este planteamiento compartido es el nombre del candidato a la Alcaldía. A pesar del ruido creado por un sector minoritario, no hay dudas de que el secretario regional, Tomás Gómez, será el rival de Esperanza Aguirre para la presidencia de la Comunidad.

El PSOE maneja, desde antes de que se conociera la decisión de Alberto Ruiz-Gallardón de optar a la reelección, el nombre del ministro de Educación, Ángel Gabilondo. Los socialistas ya pensaron en él en 2007, cuando era rector de la Universidad Autónoma, tras las negativas de Javier Solana, José Bono y Teresa Fernández de la Vega, pero no se le llegó a plantear porque coincidió con el momento en que Zapatero eligió a Miguel Sebastián.

La opción de Gabilondo, aunque ha surgido de la dirección federal, es del agrado de Tomás Gómez y también ha sido bien acogida por las demás tendencias del partido en Madrid, según diversos dirigentes regionales consultados por Público. Pero plantea un doble problema.

El fundamental es que, si se concluye que es la mejor opción, Gabilondo acepte descender de la peana de ministro a la batalla de Madrid. La segunda es que, si aceptara, su nominación como candidato en el otoño sería precipitada ya que su nombramiento como ministro es muy reciente en abril y supondría ponerle el cartel de "interino" a los pocos meses. Su designación aconsejaría esperar, al menos, hasta el verano de 2010.

La ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, es otra posible opción, pero existe el criterio general de que, en contra de lo esperado, la cartera ministerial no le ha dado la proyección que se esperaba. A su favor juega que ya ha sido concejal y la condición de mujer, así como la creencia de que aceptaría sin oponer tantos reparos como Gabilondo.

Con independencia del candidato que se proponga, que pasa por José Luis Rodríguez Zapatero a quien todavía no se ha consultado, entre los socialistas madrileños existe unanimidad en la conveniencia de adelantar el proceso de designación para acabar con lo que Juan Barranco ha bautizado como "la pasarela Cibeles" y también en que, sea quien sea el candidato, debe asumir un compromiso firme de quedarse a trabajar en el Ayuntamiento, sea cual sea el resultado.

En este sentido, entre los socialistas madrileños, cansados de "desembarcos", hay también quien dice preferir "apostar por nuestra cantera", en referencia al actual portavoz municipal, David Lucas, que iba el séptimo en la lista de 2007, pero "es el que está tirando del carro". Argumentan que la ventaja del PP es tan amplia que "no cabe esperar milagros", por lo que es preferible "invertir a medio plazo". "Lo que más daño nos hace es dar la imagen de que cada cuatro años viene uno que pierde y se va. Así no ganaremos nunca", sostienen.

 

Más noticias de Política y Sociedad