Público
Público

El PSOE trata de maquillar su tibieza en los últimos años ante al drama de los desahucios

Los progresistas elaboran un documento para defender su actuación frente a la problemática de las ejecuciones hipotecarias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tras sobrepasar la cifra de 400.000 familias expulsadas de sus casas y consciente de su parte de responsabilidad tras gobernar durante las dos últimas legislaturas, el PSOE ha tratado de desmentir este martes su aparente inacción frente al drama de los desahucios.

Si ayer entonaba el 'mea culpa' en dos tuits en los que se disculpaba por no haber 'reaccionado antes', hoy ha utilizado la misma red social para difundir un documento en el que recopilan las iniciativas emprendidas por los socialistas durante los últimos años.

'No es verdad que no hayamos reaccionado hasta ahora para proteger a quienes no podían pagar su hipoteca', defienden, y justifican su tibieza inicial con el argumento de que las propuestas han ido 'subiendo en rotundidad a medida que el problema se agravaba'. 

El PSOE incluyó la dación en pago en su progama electoral, tras dos años de reclamación de la PAH

El documento recoge únicamente dos iniciativas llevadas a cabo por el PSOE cuando estaba en el Gobierno. En 2009 y 2011, los progresistas aprobaron leyes encaminadas a 'aumentar la seguridad' de quienes pidieran un préstamo hipotecario y a ayudar a quienes no pudieran afrontar el pago, medidas que no lograron frenar la sangría de familias que se quedaban sin hogar.

Sin embargo, no fue hasta el final de su segunda legislatura —pese a que la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) empezó a reclamarla dos años atrás— cuando el PSOE incluyó la dación en pago en su programa electoral. La propuesta se quedó en el aire, ya que el PP logró la victoria en las elecciones generales.

Ya en la oposición, los progresistas han presentado dos propuestas en el Congreso para incentivar la dación en pago y ayudas en el pago de las hipotecas. Además, han votado a favor de otras siete propuestas de otros grupos parlamentarios. Todas han sido medidas que se han quedado en agua de borrajas debido a la mayoría absoluta del Partido Popular, que en todas las ocasiones ha votado en contra.

El suicidio de Amaia Egaña, de 53 años, que se arrojó la semana pasada por la ventana de su vivienda en Bilbao cuando la comitiva judicial iba a expulsarla de su piso, ha acelerado la reunión entre el PP y el PSOE para tratar de poner fin al elevado número de desahucios.

Antes se habían producido otros casos mediáticos, como el de un hombre que se ahorcó en Granada en octubre horas antes de que llegara la Policía Nacional para ejecutar el embargo de su vivienda, además de otras tentativas de suicidio.

Más noticias en Política y Sociedad