Público
Público

Quemado el 11% de La Gomera y evacuadas más de 5.000 personas

Los desplazados son una cuarta parte de la población de la isla. Las llamas, que han arrasado 4.123 hectáreas, han devorado el 25% del Parque Nacional de Garajonay

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un 11% del territorio de la isla de La Gomera ha sido arrasado por las llamas. Suman en total 4.123 hectáreas, de las que 750 pertenecen al Parque Nacional de Garajonay, que ha visto perderse entre el fuego un 25% de toda su extensión. Más de 5.000 personas han tenido que ser desalojadas de sus casas y 39 viviendas están afectadas. Es el balance que deja, por el momento, el brutal incendio en esta isla canaria después de nueve días sin tregua. Todavía no está controlado.

'Dejaron quemar todo lo que teníamos, que era nuestra casa y por la que hemos trabajado toda la vida. Es una gran desgracia lo que nos ha pasado', se queja una de las afectadas.

Como ella, también Melany, una turista alemana a quien el fuego sorprendió en el lugar; y Andrea, que vive en la isla desde hace seis años, consideran que ha habido una falta de responsabilidad en las labores de extinción, sobre todo, tras la estabilización del incendio, cuando los hidroaviones regresaron a la Península.

'Fue una ola de fuego que explotó y vino desde arriba'

Aunque ya han comenzado a regresar a sus hogares, la pasada madrugada más de 900 personas fueron evacuadas en dos barcos desde Valle Gran Rey a San Sebastián de La Gomera, la capital de la isla, al quedar aislados por tierra después de que las llamas bajaran con rapidez por el barranco y quemaran a su paso decenas de viviendas.

'Nos acabábamos de ir a dormir y me sentía nerviosa. Me asomé a la ventana, vi gente corriendo que gritaba que había fuego y que debíamos irnos rápido hacia el muelle', comenta Melany, alojada junto con sus dos hijas gemelas en la Residencia de Estudiantes de San Sebastián.

'Fue una ola de fuego que explotó y vino desde arriba, salimos corriendo hacia el muelle con pánico', señala por su parte Andresa, para recordar que en el puerto de Vueltas la mayoría de la gente permaneció tranquila 'pero con mucho miedo'.

Por la mañana, el frente norte del incendio sobrepasó la dorsal de la isla y comenzó un lento descenso por el barranco que lleva al pueblo de Vallehermoso, cuyos 2.500 vecinos fueron también desalojados en autobuses (guaguas) hacia San Sebastián como medida preventiva.

Además, continúan evacuadas las zonas de Chipude, Manantiales y alrededores (850 personas); El Cercado (200 personas); Arure y Las Hayas (450); Banda de Las Rosas (250) y Taguluche (35).

El presidente de Canarias asegura que los medios utilizados son los necesarios

'Me echaron el viernes de mi casa de Chipude, me fui a Arure donde estuve una noche y ahora tuve que salir de Valle Gran Rey', se lamenta una gomera que vive en el sur de Tenerife y que viajó a la isla para cumplir una promesa durante las fiestas Chipude.

El consejero de Economía, Hacienda y Seguridad del Gobierno de Canarias, Javier González Ortiz, y el técnico de ese departamento, Humberto Gutiérrez, han indicado en rueda de prensa que las condiciones son más favorables que hace unas horas pero han aclarado que pasarán varios días hasta que este incendio pueda ser estabilizado.

'Las condiciones meteorológicas son favorables para una propagación rápida de las llamas y son muy malas para su extinción', había advirtido horas antes Gutiérrez, quien ya descartó un control del incendio a corto plazo.

El técnico ha apuntado a última hora del lunes que las previsiones son 'algo mejores', especialmente si se tiene en cuenta el descenso previsto de las temperaturas durante la noche y la disminución de la intensidad del viento.

Las previsiones para la extinción son 'algo mejores' que hace unas horas

En el frente de Vallehermoso se concentran todos los medios aéreos disponibles, un total de siete helicópteros y cuatro hidroaviones, y se espera que un quinto que vuela desde la península se incorpore mañana.

Gutierrez ha resaltado además que por primera vez los medios terrestres han encontrado huecos por donde introducirse y actuar para evitar el avance lateral del fuego, que tiene un perímetro de 1.000 hectáreas. La difícil orografía y la potencia del fuego habían hecho imposible el acceso terrestre durante este tiempo, lo que había dificultado aún más las tareas de extinción.

Pese a las quejas y las graves consencuencias, el presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, consideró que los medios que se han dispuesto para luchar contra el fuego son los necesarios, e insistió en que lo primero es la seguridad de las personas.

Por su parte, González Ortiz ha explicado que 39 viviendas tienen afecciones diferentes y se comprometió a que el Gobierno de Canarias active medidas de apoyo para las personas que han visto sus propiedades afectadas.

El responsable autonómico de Seguridad ha dicho que los vecinos desalojados de Vallehermoso son unos 1.000, y muchos de ellos pasarán la noche en el colegio y en el instituto de San Sebastián de la Gomera. Asimismo continúan cortadas siete carreteras de la isla.

 

La buena noticia llegó desde el norte de Tenerife, en donde el incendio forestal que se declaró el viernes por la noche ha quedado prácticamente estabilizado, lo que ha permitido rebajar el nivel de emergencia y que la dirección de las labores de extinción pasarán de nuevo del Gobierno de Canarias al Cabildo de la isla.

El incendio de Tenerife ha afectado a 269 hectáreas y los 255 vecinos que aún siguen desalojados podrán volver a sus casas en las próximas horas.

Canarias no ha sido la única comunidad afectada por los incendios durante el pasado fin de semana. En Alicante, las autoridades informaban esta mañana de la muerte de una segunda persona en el fuego que se desató ayer en el municipio de La Torre de les Maçanes. Aunque el fuego ya está estabilizado y sin llama, se ha cobrado la vida de dos efectivos forestales y otras dos personas están heridas e ingresadas en el hospital. Se estima que el fuego en esta zona ha arrasado cerca de 600 hectáreas de terreno.

Por su parte, el fuego de la Sierra de Béjar (Salamanca) ya está controlado y ha arrasado un total de 1.087 hectáreas, según informaron fuentes de la Junta de Castilla y León. Las llamas afectaron a la zona del Valle de Sangusín, perteneciente a la Reserva de la Biosfera de Salamanca.

En Ourense el fuego también está controlado y ha afectado una superficie de cerca de 1.500 hectáreas desde el viernes.

Más noticias en Política y Sociedad