Público
Público

Rajoy aplaza los recortes importantes para después de las elecciones andaluzas

Los mayores ajustes se concretarán en el proyecto de Presupuestos del 31 de marzo. Primer choque entre De Guindos y Montoro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Este viernes el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aprobará su primer decreto ley con la prórroga de los Presupuestos de 2011, donde piensa congelar el sueldo de los funcionarios y revalorizar las pensiones en función del IPC.

El dirigente conservador tiene también intención de aprovechar la ocasión para lanzar un mensaje de “contención” del gasto y presumir de política de austeridad, tal y como expresó este martes en un corrillo informal con periodistas con motivo de la apertura solemne de la X Legislatura en el Congreso de los Diputados.

El Consejo de Ministros del día 30 será la segunda reunión de Rajoy con su gabinete y la primera donde realmente se tomarán medidas para afrontar la crisis. Fiel a su estilo, no quiso adelantar hoy nada. Comentó que iba a salir adelante un acuerdo de no disponibilidad presupuestaria y que con este se trataría de fijar una cifra para cumplir los objetivos de déficit al menos hasta que estén listas las nuevas cuentas generales del Estado. No concretó si se realizaría un balance global o si se detallarían las partidas de cada ministerio afectado.

El proyecto de Presupuestos estará listo para el 31 de marzo. El jefe del Ejecutivo reconoció que ahora se acometerán ajustes pero que lo importante se detallará entonces.

El viernes lanzará un mensaje de 'contención' del gasto y austeridad

Curiosamente los recortes llegarán justo después de que se hayan celebrado las elecciones andaluzas, previstas para el día 25 de marzo. Rajoy quiere que Javier Arenas se imponga por mayoría absoluta al presidente socialista, José Antonio Griñán, y no hará nada que perjudique sus intereses.

Algo se vislumbró la semana pasada cuando movió su primera ficha nombrando a Carmen Crespo como delegada del Gobierno de Andalucía. La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, lo justificó diciendo que era por cubrir una plaza que llevaba diez días vacante. La urgencia respondía más bien a una estratégica operación de control.

El jefe del Ejecutivo quiere más. No le basta con el poder territorial que ya acumula. Desde las elecciones autonómicas del pasado mayo, el PP gobierna en 11 comunidades y en las pasadas generales del 20-N se impuso en todas las autonomías salvo Catalunya y Euskadi.

En su charla, Rajoy contó además que seguía hablando con la canciller alemana, Angela Merkel, que esperaba al francés Nicolas Sarkozy para el 16 de enero y que iba a realizar un viaje “cerca”. Sin más pistas. También comentó que pasaría la Nochevieja en Galicia y que dudaba si tomarse o no libre la jornada del 2 de enero. Algo que dependería de si finalmente convocaba a su equipo para el 5. Al día siguiente toca Pascua Militar.

Economía dice que no ha cuantificado el primer ajuste en 4.000 millones

Lo que no quiso fue adelantar cifras de los recortes. En el PP creen que le corresponde hacerlo al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Este prefirió no avanzar nada hoy. Por eso se generó cierto revuelo con las declaraciones del ministro de Economía, Luis de Guindos. En la recepción a los reyes en el Congreso, los periodistas charlaron con De Guindos y de sus palabras interpretaron que en una primera fase se iba a tratar de ahorrar la cuarta parte de los 16.500 millones de euros que Rajoy estableció como el tijeretazo mínimo.

La parte proporcional serían unos 4.000 millones. Horas más tarde y con el fin de evitar, ante todo, enfrentamientos entre carteras, Economía emitió un comunicado en el que sostenía que su titular nunca había cuantificado el importe de dichas medidas y que las cifras definitivas se iban a determinar en los próximos días.

Para enredar aún más el asunto, Montoro confirmaba en Twitter el dato. Y el PP se veía obligado a salir diciendo que el ministro no tenía cuenta y que esta era falsa.

De Guindos, en su charla con los medios, volvió a insistir en que los datos iban a ser muy malos en el primer trimestre. En el PP creen que hay que “concienciar” a la opinión pública para no tenerla en contra, sino resignada a hacer sacrificios. Algunos dirigentes en privado reconocen que habrá que tocar sanidad y educación y “darle una vuelta” al despido de los funcionarios.

Para evitar choques como el que se produjo este martes entre De Guindos y Montoro, Rajoy decidió eliminar la Vicepresidencia económica y ponerse él al frente de la economía. Se arriesga a quemarse pero también se puede apuntar los tantos. Presidirá la Comisión Delegada de Asuntos Económicos. El responsable de la Oficina Económica, Álvaro Nadal, lo acompañará en todas las reuniones.

Más noticias en Política y Sociedad