Público
Público

Rajoy usa 'Financial Times' a su conveniencia

Citó a un columnista pero no el demoledor editorial del diario

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Ha citado al Financial Times. Le voy a decir lo que en el día de hoy dice'. Blandiendo como amenaza ante Zapatero el nombre del prestigioso rotativo británico, Mariano Rajoy intentó en el debate televisivo un contraataque mediático. ¿Para qué? Para zafarse del monumental lío en que tres días antes lo había metido el secretario de comunicación de su partido, Gabriel Elorriaga, al declarar a Financial Times (FT) que toda la estrategia de los conservadores pasa por 'sembrar dudas' entre los electores socialistas para hacerlos flaquear y lograr así que 'se queden en casa'. A eso había aludido Zapatero en su turno previo del debate y eso pugnó Rajoy por contrarrestar.

Así que el líder del PP citó a FT: 'Le voy a decir lo que dice: ‘El vencedor de las próximas elecciones se va a tener que pasar cuatro años poniendo orden en España'. Rajoy ocultó que, en realidad no estaba citando la opinión del diario, que se expresa a través de sus editoriales, sino a Wolfgang Münchau, columnista semanal.
Y no contó que ese mismo día Financial Times había publicado un demoledor editorial que reprochaba a los líderes del PP su incapacidad para 'completar el viaje desde las raíces franquistas hasta el moderno centro derecha'.

El texto tildaba a Rajoy de 'líder sin brillo' que no ha logrado librarse 'de la sombra de Aznar'. Consignaba que el PP aún no se había 'reconciliado con su derrota de 2004'. Y sostenía que Rajoy se había 'compinchado' con una 'estrategia histérica de la jerarquía católica que cuestiona la legitimidad del Gobierno'. El editorial criticaba a Zapatero por autocomplaciente en materia económica, aunque calificaba de 'competente' su gestión.

En la misma edición, el diario publicó una columna firmada bajo el título Una crisis a la espera para el vencedor de las elecciones en España. En ella, Wolfgang Münchau afirmaba que al ganador le espera 'arreglar un follón económico sin precedentes'. Pero Münchau también destacaba que la economía española posee 'algunas fortalezas notables': superávit presupuestario, una ratio 'manejable' de deuda sobre PIB y un 'moderno y robusto' sector bancario. Eso tampoco lo contó Rajoy.