Público
Público

Rajoy renuncia a "recuperar" competencias pero no a recortarlas

El líder del PP insiste en la necesidad de reformar el modelo de Estado

MARÍA JESÚS GÜEMES

El presidente del PP, Mariano Rajoy, quiso enterrar ayer "las especulaciones", como él las definió, que se han desatado en torno a cuál sería su reforma del modelo autonómico. El dirigente conservador dijo que "en estos momentos" no se plantea que el Estado "recupere competencias" de las comunidades, aunque muchos de sus compañeros de partido lo hayan sugerido.

En rueda de prensa, Rajoy afirmó que había llegado la hora de colaborar: "Hemos vivido 30 años dedicados a traspasar competencias, hoy el Estado tiene el 20% del gasto público español y el reto del futuro es la cooperación para que las autonomías contribuyan a la mejora del bienestar de los ciudadanos y al enriquecimiento de nuestro país".

Después de que en los últimos días se pusiera en duda, el jefe de la oposición se mostró "a favor" del Estado de las autonomías: "Creo que ha sido muy útil y es un sistema que apoyamos". Pero reconoció que su partido considera que "hay que cambiar cosas" porque "como toda obra humana puede ser mejorable".

No obstante, insistió en la necesidad de poner en marcha tres medidas "capitales" que implican un recorte de las competencias autonómicas: reformar la ley de estabilidad para fijar un techo de gasto y endeudamiento; armonizar las normas territoriales para garantizar la igualdad de los españoles y hacer posible la unidad de mercado. Rajoy no aclaró cómo acometer estas reformas sin que las autonomías vean mermadas su soberanía.

Cuando le preguntaron qué le parece que José Luis Rodríguez Zapatero hubiese advertido a las autonomías que tenían que frenar su gasto público o el Gobierno tomaría cartas en el asunto, Rajoy dijo que le parecía una "rectificación más". Acusó al jefe del Ejecutivo socialista de permitir a los gobiernos autonómicos que incrementasen su deuda.

Rajoy no quiso entrar a valorar si el Estado de las autonomías es "inviable", tal y como indicó el ex presidente del Gobierno José María Aznar en un acto del PP en León generando una gran polémica. El presidente de honor del PP indicó que alguien tenía que "ponerle el cascabel al gato del sistema" y señaló hacia su sucesor. Pero este no parece dispuesto a llegar tan lejos como querría Aznar.

El líder de los conservadores descartó ayer que esté pensando en llevar a cabo una reforma constitucional. En su programa electoral de 2008, el PP hablaba de una modificación "limitada" de la Carta Magna con el objeto "de fijar un núcleo básico de competencias indelegables por el Estado". Ya unos meses antes de los comicios, Rajoy abogaba por hacerlo y "acabar" así con "la subasta de transferencias" que, a su juicio, están "desmantelándolo". Algunos dirigentes conservadores, como Alejo Vidal-Quadras, han reclamado que se devuelvan competencias.

En la convención del PP en Sevilla del próximo fin de semana, los conservadores propondrán "una ley extremadamente rigurosa al estilo alemán" para controlar el déficit de las comunidades. Lo explicó ayer el responsable económico, CristóbalMontoro, quien descartó que, para ello, sea necesario "recentralizar competencias", según Europa Press.

Más noticias de Política y Sociedad