Público
Público

Rajoy y Rubalcaba se dan hasta junio para renovar las instituciones

El Constitucional, el Tribunal de Cuentas, el Defensor del Pueblo y el Consejo de RTVE dependen de un acuerdo

CAROLINA MARTÍN

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, se dieron ayer un plazo para desbloquear la renovación en el Tribunal Constitucional, el Tribunal de Cuentas, el Defensor del Pueblo y el Consejo de RTVE en su primera cita en la Moncloa. En concreto, este periodo de sesiones, que finaliza el próximo mes de junio. En la pasada legislatura lo intentaron con el PP en la oposición y el PSOE en el Gobierno y fracasaron.

Durante cuatro horas de conversación "franca y a fondo", según definió el encuentro Rubalcaba, no se pusieron nombres sobre la mesa, sólo se acordó "iniciar las conversaciones para la renovación", explicaron fuentes de Moncloa que destacaron el "buen tono" de la reunión. El secretario general de los socialistas hizo hincapié ante los medios en que quiere que estas cuatro instituciones "funcionen a pleno rendimiento" porque en estos momentos tienen algunas carencias.

Sin embargo, la "urgencia" de estas renovaciones parece haberse diluido a tenor de los cuatro meses que se han dado ambos dirigentes. En el debate de investidura, Rajoy apuntó que resolvería estas cuestiones en los tres primeros meses, que han pasado a seis.

Por su parte, Rubalcaba negó que hayan dejado de ser prioritarias. Se trata de "hacerlo bien, sin prisa pero sin pausa", advirtió, recordando que el objetivo que persigue el Gobierno y el PSOE es acordar "buenos nombres". Es más, añadió que no es un plazo muy largo si se tiene en cuenta el tiempo sobrepasado en algunos cargos.

Lo cierto es que el Tribunal Constitucional está pendiente de la renovación de cuatro de sus miembros en el Congreso desde noviembre de 2010. En esa fecha expiraba también el mandato de 11 de los 12 consejeros del Tribunal de Cuentas, dado que uno falleció en 2007.

Rubalcaba salió «satisfecho» de la reunión, que fue "franca y a fondo"

La Defensora del Pueblo, María Luisa Cava de Llano, trabaja en funciones desde el 1 de julio de 2010. RTVE lleva sin presidente desde julio de 2011, cuando dimitió Alberto Oliart (ahora tienen una Presidencia rotatoria entre los consejeros). Pero, además, está pendiente de designar a siete de sus 12 consejeros. El mandato de seis de ellos expiró en enero de 2010 y el último, Héctor Maravall, dimitió en septiembre de 2011.

En su primera cita en la Moncloa, Rajoy y Rubalcaba constataron su "discrepancia" sobre la reforma laboral. Entre sus posiciones, hay una "enorme distancia", dijo el secretario general del PSOE. Tampoco alcanzaron ayer un acuerdo sobre la Ley de Estabilidad Presupuestaria, que fue acordada el pasado verano y sobre la que hay discrepancias actualmente. "Seguirán hablando" sobre esta cuestión, señalaron fuentes del Ejecutivo, que resaltaron el carácter mayoritariamente económico de la reunión-almuerzo.

El líder del PSOE colaborará para lograr una "salida justa de la crisis"

Rubalcaba explicó que el presidente repitió en privado lo que le había dicho días atrás en el Parlamento: que revisará el acuerdo. Según el líder socialista, el déficit estructural fijado era del 0,4%, que es lo que exige al Gobierno que mantenga. No obstante, señaló que si la UE ha fijado el 0,5% en el nuevo tratado, España también debería ir a ese porcentaje. Rubalcaba se comprometió a "colaborar con el Gobierno para buscar una salida justa de la crisis".

Fuentes del Ejecutivo, aseguraron que Rajoy mostró ante Rubalcaba su "determinación" para que el Gobierno cumpla los objetivos de déficit que marque la Unión Europea. En este marco, señalaron las citadas fuentes, la posición del Gobierno es que "Europa haga unas previsiones realistas". Sobre todo al albur de los datos económicos conocidos ayer.

Otro terreno en el que discreparon fue en materia de libertades ante las reformas anunciadas por el PP. Rubalcaba le expresó su discrepancia respecto a la Ley de Interrupción del Embarazo. "El PSOE va a defender con uñas y dientes los avances en derechos, como el que tienen las mujeres a decidir sobre su maternidad".

Junto a las discrepancias, el presidente y el líder del principal partido de la oposición también sellaron compromisos durante el almuerzo. Esa era la voluntad de los comensales, explicaron las dos partes. Así, coincidieron en resaltar que habían acordado que la política exterior, la de defensa y la antiterrorista son "de Estado y tienen que ser acordadas entre el Gobierno y el PSOE".

La urgencia para desbloquear los órganos del Estado se diluye

Haciendo gala de la oposición útil que quiere ejercer en esta etapa, Rubalcaba se mantuvo más cauto aún en materia de política antiterrorista. "El Gobierno tiene la responsabilidad de llevarla a cabo y a la oposición le corresponde colaborar" con el Ejecutivo, resaltó, recordando que pese al fin de la violencia "quedan pasos por dar" y hay que darlos con el Gobierno.

También incluyó el líder del PSOE como política de Estado, la relativa al I+D+i. En este sentido, Rubalcaba explicó en su comparecencia ante la prensa, que había propuesto a Rajoy la creación de un grupo de trabajo para alcazar acuerdos en este ámbito. El presidente aceptó. El objetivo, añadió, es "sentar las líneas maestras" en ese ámbito.

El líder de la oposición se mostró "satisfecho" por este compromiso y por haber sido escuchado atentamente por el jefe del Ejecutivo. En este sentido, puso de relieve que estos encuentros son "una buena noticia" porque implican sentarse a hablar y acordar. Rajoy aprovechó para manifestar a Rubalcaba su intención de llevar a cabo las reformas estructurales tanto la laboral como la financiera, explicaron fuentes de su entorno.

El presidente también le mostró sus preocupaciones por la economía de España y por la falta de crecimiento en la zona euro. Ambos dirigentes dedicaron tiempo a Grecia y coincidieron en apostar porque siga en la moneda única.

Más noticias de Política y Sociedad