Estás leyendo: Rubalcaba: ¿diez meses?

Público
Público

Rubalcaba: ¿diez meses?

Las mordeduras de sonido de Zapatero

ERNESTO EKAIZER

Fue Tony Blair quien más abusó de ellas. Pero Zapatero no se quedó, ni sigue sin quedarse, atrás. Una mordedura o picadura de sonido es una frase introducida en un discurso para atrapar el titular periodístico. Blair nos creía tan listos que sus escritores tenían la orden de que esa picadura no superase los siete segundos. Y Zapatero, algo parecido. Al hablar de terrorismo en las Navidades de 2006: "Estamos mejor que un año, y dentro de un año estaremos mejor que hoy". O el pasado viernes, día 13 de mayo, en Inca, cuando dijo: "Atención a lo que os digo. Se creen que van a ganar en todos los sitios, pero a partir de mañana van a ponerse nerviosos porque vamos a ir remontando día a día hasta el 22". Hasta llegar al sábado pasado, día 28: "Alguien que es capaz de haber corrido 100 metros en poco más de 10 segundos es capaz de ganar en 10 meses unas elecciones".

Esta última "picadura" quizá busca ocultar lo mal que lo está llevando Zapatero desde la tarde del 22-M. El argumento que usó para desactivar el congreso, según fuentes gubernamentales, fue que si se le quitaba como secretario general convocaba elecciones anticipadas. Fue eso, precisamente, lo que le dijo Zapatero a Carme Chacón y lo que permitió el intercambio de cromos Chacón-Congreso para sortear la crisis.

Pero los diez meses es un cálculo equivocado. Rubalcaba será ungido el 1 de julio próximo. Si las elecciones generales se celebrasen a primeros de marzo de 2012, serían poco más que ocho meses. Se dirá que la diferencia es minima. Pero dos meses teniendo en cuenta que está el verano de por medio no es poca cosa. Pero, ¿es que alguien las tiene todas consigo con marzo de 2012?

No, por supuesto, Mariano Rajoy. El PP se prepara para una convocatoria de elecciones a finales de octubre. Quizá el 30, por ejemplo. Es posible que Zapatero hiciera le referencia a los diez meses para despistar a Rajoy. Pero, a estas alturas, sería infantil querer coger al PP con el paso cambiado.

Ramón Jauregui, ministro de la Presidencia, un hombre aceptado por Zapatero a propuesta de Rubalcaba, ha dicho que la aprobación de los presupuestos es condición para agotar la legislatura ya que el recurso a una prórroga de los actuales presupuestos restrictivos de 2011 para 2012 sería "inasumible políticamente y muy peligroso". Y fue Jauregui algo más preciso: ""Si a finales de septiembre no tenemos mayoría parlamentaria estable para sacar los presupuestos, el Gobierno puede decirle al país que hay que convocar elecciones".

Por tanto, los ocho meses de Rubalcaba, con dos de verano por medio, pueden quedarse en apenas cinco meses si las elecciones son, según el calendario de Jauregui, convocadas a finales de septiembre y por tanto, se celebrasen en la última semana de noviembre.

Si se juzga por la situación económica, esa sería la mejor fecha para el PSOE. Esta misma semana, el jueves, día 2 de junio, el dato de paro registrado del mes de mayo puede arrojar una disminución de unos 83.000 parados, al tiempo que una subida de 130.000 afiliados a la Seguridad Social. Buenos datos que se explican por la estacionalidad. Y los buenos datos continuarán en junio y julio.

Así, pues, la Encuesta de Población Activa (EPA) del segundo trimestre de 2011, a su vez, podría registrar una caída del paro del orden de 130.000 personas, dato que se hará público el 29 de julio. Y la EPA del tercer trimestre, cuyos datos se difundirán el 28 de octubre, también va a arrojar una caída del paro. Estamos hablando quizá de algo más de un punto porcentual, desde el 21,3% al 20%. Lo que pasa es que con la EPA del cuarto trimestre, a difundirse a finales de enero de 2012, se corta la racha y el paro vuelve a subir. A lo que se añadirán los malos datos de paro registrado de enero y febrero. Se mire por donde se mire, noviembre es el mes indicado, desde el punto de vista del PSOE, para votar.

Más noticias