Público
Público

Sortu divide a los altos tribunales

La decisión de legalizar a la formación ha generado una gran división en el voto tanto en el Supremo como en el Constitucional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Es la primera vez que la izquierda abertzale rechaza directamente actos de kale borroka o posibles atentados', fue uno de los argumentos que el lehendakari, Patxi López, esgrimía en una entrevista a Público en marzo de 2011 para asegurar que 'Sotru no es lo mismo que ETA'. Ya entonces abogaba por mantener la política de firmeza hacia el terrorismo y se mostraba seguro de que la tolerancia cero generaría un cambio en la izquierda abertzale.

El mismo discurso tolerante, conciliador y confiado no estaba en boca de la mayoría de los miembros del Tribunal Supremo, que decidieron, pocos días después de las palabras de López, negar la inscripción en el Registro de Partidos a Sortu. Entonces, el alto tribunal sacó adelante esta decisión sólo con el apoyo de nueve de los 16 magistrados que componían la Sala Especial, un resultado que marcaba una división nunca antes vista en la institución. De este modo, el Tribunal consideraba que los estatutos presentados por la formación no se ajustaban a lo estipulado por la Ley de Partidos.

Pero hoy el panorama ha cambiado tras el anuncio de ETA del 'cese definitivo de su actividad armada' y pasadas las elecciones. Si la semana pasada, la organización ilegalizada Segi, que actuaba como cantera de ETA, anunciaba su disolución debido a la presión policial, hoy Sortu ha completado el camino hacia convertirse en una formación política plenamente legal, con el fallo del Constitucional.

Frente a los nueve miembros del Supremo que votaron en contra de la legalización de este partido, seis magistrados del Constitucional contra cinco han determinado lo contrario, atendiendo al recurso contra la decisión del Supremo de prohibir la inscripción de Sortu en el registro de partidos políticos del Ministerio del Interior. De este modo, la formación abertzale podrá concurrir a las próximas elecciones... si no cambian las cosas.