Público
Público

La tregua "general" de ETA no le sirve al Gobierno

Zapatero resta valor al comunicado y advierte de que "no habrá ningún tipo de diálogo" con los terroristas. Rubalcaba exige de nuevo a Batasuna que rompa con la banda si quiere estar en las urnas

PEDRO ÁGUEDA

La insistente petición que Batasuna ha hecho a ETA en los últimos meses para que dotara a la tregua del peso que necesita en su intento de volver a la legalidad y vislumbrar el adiós definitivo a la violencia tuvo ayer respuesta. La banda convirtió el cese de sus "acciones ofensivas", anunciado en septiembre, en un alto el fuego "permanente y de carácter general", que ofreció verificar a la comunidad internacional.

De esta forma, ETA da una respuesta a lo reclamado en la Declaración de Bruselas y el Acuerdo de Gernika, las dos iniciativas puestas en marcha por Batasuna para que la banda se pliegue a su propuesta de nuevo proceso "sin violencia". Con las expresiones "permanente y verificable", ETA satisface las peticiones de 13 personalidades internacionales presentadas en marzo de 2010 en la capital belga. Al hablar de "general", fuentes de la lucha antiterrorista consideran que se refiere al cese,inédito, en su actividad de extorsión a los empresarios vascos y navarros, lo que deberá ser corroborado en las próximas semanas.

ETA da a entender que cesa su extorsión a los empresarios

En el comunicado, por primera vez en su historia, ETA habla de "compromiso firme" con "el final de la confrontación armada". Es su respuesta al Acuerdo de Gernika, al que Batasuna logró sumar a EA, Aralar y otros agentes políticos, el pasado septiembre. En ese texto se pedía que el anuncio de ETA incluyera su "voluntad para un definitivo abandono" de la violencia, al tiempo que se exigía que la iniciativa tuviera carácter "unilateral"; es decir, que no pidiera nada a cambio.

En el comunicado emitido ayer, ETA supedita ese compromiso a la resolución de las cuestiones que considera nucleares: la territorialidad y el derecho de autodeterminación. Este punto fue el que hizo ayer desconfiar tanto al Gobierno como a Aralar el partido que propuso la introducción del término "unilateral" en el Acuerdo de Gernika respecto al hecho de que la banda haya decidido ya abandonar definitivamente la violencia. "ETA quiere mantener su posición de tutela, de garante de una supuesta negociación", dijo el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien advirtió de que la banda no cobrará "precio político" por dejar los atentados. A continuación, remarcó: "El pasado nunca vuelve", en referencia al último proceso de negociación.

La banda continúa exigiendo autoderminación y territorialidad

En cualquier caso, el Gobierno decidió responder al paso de ETA con un gesto, convencido como está de la catarsis que se está viviendo en el seno de la izquierda abertzale y de que esta puede desembocar en el final del terrorismo. Así, y por primera vez desde el inicio de la tregua, el Ejecutivo respondió públicamente al anuncio de ETA. A las dos horas de que Gara hiciera público el comunicado, el vicepresidente primero y ministro del Interior compareció ante los medios. "¿Esta es una mala noticia? No lo es, pero no es la noticia", afirmó Rubalcaba.

Quizá por que no iba a permitir preguntas al término de su intervención, él mismo planteó y contestó a otras tres cuestiones: "¿Estoy más tranquilo hoy que ayer? Sí. ¿Es el final? No. ¿Es lo que la sociedad espera? Rotundamente, no".

El comunicado de ETA llega semanas después de especulaciones sobre el momento del anuncio y su contenido. Batasuna lo aguardaba con impaciencia, necesitada como está de unas credenciales que la permitan registrar un partido político con posibilidades de presentarse a las elecciones municipales y forales del próximo 22 de mayo. Pero Rubalcaba enterró cualquier esperanza de la formación ilegalizada por concurrir a esos comicios: "O ETA deja la violencia y lo hace de forma irreversible y definitiva, y es evidente que hoy no estamos en eso, o Batasuna rechaza fehacientemente su relación con ETA, lo que tampoco se ha producido".

"No sirve el comunicado de ETA. Tienen que dar pasos más contundentes y definitivos, y no vamos a permitir ningún engaño", apuntó horas después el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, entrevistado en Antena 3. "Es insuficiente, sólo esperamos de ETA un comunicado: el de la disolución definitiva; que nadie piense que el Gobierno va a bajar la guardia", añadió el presidente. "El camino aún es muy largo; sólo sirve el fin definitivo de ETA", advirtió, antes de asegurar que "no habrá ningún tipo de diálogo" con la banda.

Tampoco anunció Zapatero cambios en el horizonte electoral de Batasuna a raíz del comunicado difundido por la banda terrorista: "O abandona las armas o condenan, para tener alguna posibilidad", avisó el jefe del Ejecutivo a la izquierda abertzale radical.

El fin de ETA va a ser, según pronosticó el presidente, "un proceso duro, costoso y difícil". "Estamos en el horizonte de ese fin, pero nos costará tiempo", concluyó Zapatero.

Los planes de Batasuna antes del comunicado pasaban por acudir al Registro de Partidos Políticos del Ministerio del Interior, antes de final de mes, y presentar los estatutos de una nueva formación que rechace la violencia. Se trataba de conseguir presentarse a las elecciones sin recurrir a subterfugios como las agrupaciones de electores. Sin embargo, en la comparecencia realizada ayer por la tarde por los representantes de Batasuna no hubo referencias a esta cuestión.

El comunicado de ETA llega después de una amplia consulta de la actual dirección a todos los sectores del MLNV sobre la petición de Batasuna. La recopilación de posturas y un posible desacuerdo en el seno de la organización terrorista habrían retrasado su publicación, según las fuentes citadas. En contra de lo que había hecho creer a algún periódico extranjero, la banda entregó el comunicado finalmente al diario Gara, que en la misma mañana de ayer avisó a un número considerable de medios internacionales para hacerles saber que en breve su página web mostraría el anuncio de ETA.

Este consistió en la lectura del comunicado por un encapuchado, flanqueado por otros dos terroristas igualmente embozados. En la versión en castellano es un hombre joven el que lee, mientras que en euskera es una mujer. Las Fuerzas de Seguridad creen que el hombre es David Plá, aunque será un informe pericial el que lo determine. Plá huyó para incorporarse a la dirección del aparato político tras la desarticulación de H-Alboka, el subaparato que dirigía y que integraban los abogados de ETA para mantener la ortodoxia en las cárceles.

Durante esa operación fue detenido en Francia y puesto en libertad por la Justicia de ese país. Junto a él, ocuparían esa jefatura política Iratxe Sorzabal e Izaskun Lesaka, que ascendieron en esa estructura tras el arresto en octubre de 2009 de Aitor Elizarán.

Más noticias de Política y Sociedad