Público
Público

Tres años de cárcel para el general del Yak

La Audiencia Nacional declara que Navarro identificó mal a 30 de los 62 soldados fallecidos de forma «consciente» y «aleatoria»

ÁNGELES VÁZQUEZ

'A pesar de ser consciente de que era imposible identificar' visualmente 'todos los cuerpos, Navarro elaboró una lista en la que junto al número asignado a cada cuerpo aparecía un nombre y apellidos correspondiente a uno de los 62 militares españoles fallecidos, de modo que aparentaba que todos ellos habían sido identificados, cuando lo cierto es que las identidades habían sido asignadas de forma aleatoria en treinta casos'. Este párrafo resume la sentencia de la Audiencia Nacional que ayer condenó al general Vicente Carlos Navarro a tres años de prisión, dos de inhabilitación y multa de 1.800 euros.

El tribunal entiende que actuó de forma 'consciente', que sabía que era imposible identificar a 30 de los 62 fallecidos en el accidente del Yak-42 sin realizar pruebas de ADN y aun así les puso nombre. Los comandantes médicos José Ramón Ramírez y Miguel Ángel Sáez son declarados cómplices del delito de falsedad en documento oficial que cometió y condenados a año y medio de cárcel, un año de inhabilitación y multa de 900 euros.

Navarro, primer general del Ejército condenado por la Audiencia Nacional (salvo el de la Guardia Civil Rodríguez Galindo) deberá indemnizar con 10.000 euros a los herederos de los 30 militares 'inverazmente identificados'. Si él no puede hacer frente al pago, le ayudarán los otros dos condenados. La indemnización -un tercio de lo que entendía justo la Fiscalía, que pedía resarcir el daño moral causado a los familiares de los fallecidos- está asegurada porque Defensa es responsable subsidiaria.
Trabajando con los turcos

La sentencia declara probado que la delegación española que el 26 de mayo de 2003 se desplazó a Trabzon (Turquía) para identificar y repatriar los cuerpos trabajó 'codo con codo' con los forenses turcos, cuyo trabajo destaca el tribunal, pese a que Navarro trató de desprestigiarlo.

La resolución destaca que todas las identificaciones que realizaron los turcos, con los datos facilitados por los españoles, fueron correctas y que las conclusiones que alcanzaron con las pruebas de ADN coinciden con las de la Audiencia en 2004.

La sentencia, de la que ha sido ponente el presidente de lo Penal, Javier Gómez Bermúdez, afirma: 'Las 32 identificaciones reseñadas con nombre y apellidos en el acta de identificación de los cadáveres, que fue firmada conjuntamente por las autoridades turcas y los generales españoles Beltrán (testigo en el juicio) y Navarro, resultaron ser ciertas y correctas. Por el contrario, las 30 que fueron unilateral y aleatoriamente asignadas por Navarro resultaron falsas y erróneas'.

La resolución no menciona los testimonios que durante el juicio justificaron las prisas de Navarro a la hora de identificar cuerpos con la celebración del funeral de Estado que se celebró dos días después del accidente en Torrejón de Ardoz (Madrid). La única referencia al acto se utiliza para explicar cómo Ramírez y Sáez se hicieron cómplices del delito al hacer los informes de necropsia de los 62 fallecidos.

Según el tribunal, 'a sugerencia de Navarro, con la excusa de dulcificar la descripción de lesiones, omitieron conscientemente las que podían despertar recelos o dudas sobre el proceso de identificación' de los cuerpos.

La sentencia no menciona al entonces ministro, Federico Trillo, porque no puede 'extenderse a otras valoraciones ajenas al objeto procesal ni a la conducta de personas no acusadas y sobre las que, en consecuencia, no se ha practicado prueba'.

Vicente Navarro. General de Sanidad
Cárcel: 3 años
Inhabilitación: 2 años
Delito: autor de falsedad en documento oficial
Hechos: identificar 30 cuerpos irreconocibles aleatoriamente

La sentencia afirma que “Navarro era plenamente consciente de que [los turcos] le entregaban 30 cuerpos no identificados” y “actuó con conocimiento y voluntad de faltar a la verdad al emitir los documentos con identificaciones aleatoriamente asignadas”.

José Ramón Ramírez. Comandante médico
Cárcel: 18 meses
Inhabilitación: un año
Delito: cómplice de falsedad en documento oficial
Hechos: hacer los 62 informes de necropsia de los fallecidos

Al hacer las necropsias, era “consciente [al igual que Sáez] de que 30 de los cadáveres no podían haber sido identificados con los datos que poseían”, por lo que hicieron constar la leyenda: “al que se nos presenta identificado como (nombre)”.

Miguel Ángel Sáez. Capitán médico.
Cárcel: 18 meses
Inhabilitación: un año
Delito: cómplice de falsedad en documento oficial
Hechos: hacer los informes de necropsia de los fallecidos

Omitió con Ramírez “conscientemente” las lesiones que “podían fácilmente despertar recelos sobre el proceso de identificación, permitiendo que Navarro pudiera emitir los certificados de defunción”. No pusieron que los cuerpos estaban “totalmente” calcinados.

Más noticias