Público
Público

Urdangarin desvela que fue idea suya crear la ONG que desvió fondos

La Casa Real siempre ha sostenido que la participación del yerno del rey en esa ONG se limitó a presidir su consejo asesor

ALICIA GUTIÉRREZ

Iñaki Urdangarin admitió anoche en su declaración judicial que fue suya la idea de crear la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social (DCIS), utilizada por la trama Nóos para desviar fondos a cuentas opacas en el extranjero a través de una sociedad cuyo eslabón final se sitúa en el paraíso fiscal de Belice.

El desvío se produjo a través de la empresa De Goes Center for Stakeholder Management Ltd, con sede en Londres y propiedad de Blossomhill Assesment, sociedad domiciliada en Belice. Fundación DCIS era propiedad de De Goes, aunque Urdangarin dijo ayer que ese extremo le era desconocido.

En 2006, De Goes Ltd endosó facturas por no menos de 240.000 euros a Instituto Nóos, la asociación sin ´ánimo de lucro que presidía el marido de Cristina de Borbón y que captó 5,8 millones públicos en Valencia y Balears. Todo el dinero acabó en manos de compañías controladas por Urdangarin y su socio, Diego Torres.

La revelación de Urdangarin sobre Fundación DCIS resulta absolutamente novedosa, dado que la Casa Real siempre ha sostenido que la participación del yerno del rey en esa ONG se limitó a presidir su consejo asesor.

Pero el duque de Palma no sólo tiró por tierra esa versión sino que añadió algo más también comprometedor: a preguntas del fiscal anticorrupción Pedro Horrach, Urdangarin aseguró que, para crear Fundación DCIS acudió al despacho del abogado barcelonés Raimon Bergós "acompañado del señor Romero Moreno y de Diego Torres".

Y resulta que el señor José Manuel Romero Moreno es el conde de Fontao, asesor legal externo del rey y quien, según La Zarzuela, intervino para impedir que Urdangarin participase en Fundación DCIS y no para ayudarle a constituirla.

Más noticias de Política y Sociedad