Público
Público

Las urnas europeas refuerzan a Otegi

El dirigente abertzale apostó por "medir fuerzas" el 7-J

G. M.

"Es una base fuerte para el trabajo". Con estas palabras, un destacado miembro de la izquierda abertzale ilegalizada se felicitaba por el resultado en las elecciones europeas, tras pedir el voto a favor de Iniciativa Internacionalista (II).

Fue una apuesta de Arnaldo Otegi, que defendió en el debate interno el apoyo a dicha candidatura, pese a ser "ajena", convencido de que representaba una oportunidad para "medir fuerzas". Ahora cuenta con un aval más para seguir defendiendo el rumbo que, según sus planes, debería seguirse hasta el año 2011 para articular una "estrategia eficaz".

Los 115.000 votos conseguidos en el País Vasco (15,8%) y los más de 23.000 en Navarra (11,4%), donde además se sitúa como la tercera fuerza, refuerza la figura de Otegi ante su militancia en pleno debate. "Las elecciones han supuesto un aumento de la autoestima en las bases", señala el dirigente consultado. Este resultado se produce además después de los comicios autonómicos vascos.

La coyuntura es distinta, pero para Batasuna cobra especial valor la ventaja obtenida sobre Aralar en la cita europea. El 1 de marzo, la formación de Patxi Zabaleta sumó 62.500 votos, 38.000 menos que los nulos logrados por Batasuna. El pasado domingo, en cambio, la marca de II superó a la coalición Aralar-Eusko Alkartasuna en 75.000 sufragios en el País Vasco y casi le dobló en Navarra.

Entre la celebración de ambas elecciones, el 16 de marzo, Otegi anunció su idea de "construir una estrategia eficaz". Era su primera propuesta desde su salida de la cárcel, siete meses atrás. En apenas dos meses y medio, ha logrado una mayor movilización de las bases.

Las fuentes de la izquierda abertzale ilegalizada consultadas por Público destacan que el resultado les "da fuerza para trabajar en la línea" de Otegi. También instan al Gobierno a hacer una lectura de las urnas. "Aquí la fuerza que nos puede llevar a otro escenario de paz y soluciones es Batasuna", dicen, en alusión a Aralar.

Y en otro mensaje ya de consumo interno para la izquierda abertzale, agregan: "No hay que caer en la euforia. Hay que administrar los resultados con prudencia para lanzar el proceso democrático. No son espectaculares; espectaculares fueron los de 1987 [361.000 votos] y 1999 [307.000]. La gente debe ser realista. La ilegalización nos hace mella".

Más noticias de Política y Sociedad