Público
Público

Vacaciones ancladas en Turquía

Cientos de turistas españoles son repatriados tras averiarse el crucero en el que viajaban

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las vacaciones de 1.058 pasajeros de un crucero que recorría varios puntos del Mediterráneo terminaron ayer de manera inesperada y con la protesta airada de todo el pasaje. Los viajeros, la mayoría españoles y también portugueses, tuvieron que desembarcar en Kusadasi (Turquía) después de que la organizadora del viaje, la mayorista Pullmantur, decidiese suspender el viaje y repatriar a los turistas a Madrid y Barcelona.

El motivo de la suspensión del crucero, según fuentes de Pullmantur, fue que el barco, el Sky Wonder, sufrió el martes pasado una avería en las máquinas y encalló en “un fondo arenoso del puerto turco de Kusadasi”. Los viajeros permanecieron parados dos días. “

El barco estaba realizando maniobras de aproximación al puerto, ayudado por dos remolcadores. Debido a las malas condiciones del viento, más de 45 nudos de fuerza, unidas a un fallo en el remolcador de mayor potencia, el barco se apoyó en el fondo arenoso del puerto”, señalaron fuentes de Pullmantur a Efe, que añadieron que “en ningún momento” los pasajeros estuvieron en peligro. “Se bajaron del barco y disfrutaron de las excursiones que había en esta escala”, agregaron las mismas fuentes. Después, los turistas fueron trasladados en autobús al aeropuerto de Esmirna, desde donde partieron en avión hacia España.

Otra versión

Sin embargo, algunos de los viajeros afectados aseguraron que, después de que el barco encallara se negaron a bajarse del mismo hasta no tener “toda la información precisa y por escrito de cómo iba a ser realizado el viaje de vuelta y desde qué aeropuertos”, según explicó a Efe el periodista español José Manuel Rodríguez, que se encontraba a bordo del Sky Wonder.

“Hemos convocado una asamblea de pasajeros y hemos decidido entregar una carta al capitán del barco exigiendo que la compañía nos garantice por escrito que nos devolverá el cien por cien del importe del crucero, algo que sólo ha anunciado por megafonía”, denunció Rodríguez. Este afectado agregó que los pasajeros también exigieron a la tripulación que reconociese que el barco había encallado. “Porque desde que ocurrió el incidente sólo hablaban de ‘el problema’ y no le ponían nombre”, añadió este pasajero.

Por su parte, responsables de Pullmantur explicaron que los afectados recuperarán el dinero del viaje, unos 900 euros, y que les harán un 50% de descuento si vuelven a viajar con esta mayorista.

Fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores aseguraron que la repatriación estuvo supervisada por el cónsul honorario en Esmirna, que se acercó hasta el lugar del incidente.

La segunda vez

No es la primera vez que este barco de la mayorista Pullmantur dedicado a hacer cruceros, el Sky Wonder, sufre un problema. El pasado 21 de marzo, su capitán, Ivo Botica, cambió el rumbo del crucero sin informar a los pasajeros. Lo hizo, según explicó Pullmantur, después, por las malas condiciones metereológicas. Los turistas se amotinaron dentro del barco y celebraron distintas asambleas para emprender acciones legales conjuntas contra la compañía. Ésta, en todo momento, respaldó las decisiones tomadas por el capitán.

Piscinas y discotecas

Sky Wonder es un centro turístico totalmente equipado y que te ofrece una interminable variedad de opciones para todos los gustos, lugares tranquilos, vibrantes bares con música, pubs y discotecas.

Todo lo que te gusta hacer, de dia o de noche te está esperando a bordo”, anuncia Pullmantur en su página web. La realidad es que en menos de 10 días este crucero ha sufrido dos incidentes graves.

El capitán cambia el rumbo

1.200 españoles que habían elegido el crucero Sky Wonder para pasar la Semana Santa terminaron sus vacaciones amotinados dentro del barco y celebrando asambleas. El pasado 16 de marzo, los viajeros volaron en avión desde Madrid y Barcelona hasta Atenas con la intención de visitar Patmos, Rodas, Bodrum (antigua Halicarnaso) y Kusadasi (vieja Éfeso). Pero el capitán, alegando que el viento era muy fuerte, pasó de largo por dos de las escalas, lo que provocó la ira del pasaje.

Parados en Kusadasi

Después de este incidente, el martes pasado el Sky Wonder sufrió una avería y encalló en el puerto turco de Kusadasi. El barco-hotel, de 47.000 toneladas, con capacidad para más de 1.500 pasajeros y una tripulación de 574 personas, había partido esta semana de Estambul para hacer un crucero. Algunos viajeros han contando en varios foros de Internet que llegaron a rellenar por cabeza hasta cinco hojas de reclamaciones por cabeza.