Público
Público

El vicepresidente del Parlamento asturiano sigue los pasos de Cascos

Pelayo Roces renuncia a su cargo en el PP. Un concejal conservador en Gijón anuncia también que será "coherente" con su postura de apoyo al ex ministro

AGENCIAS

La intención de Álvarez-Cascos de liderar un nuevo partido tras su frustrada designación como candidato del PP en Asturias ha comenzado ya a abrir grietas entre los conservadores.

El primero ha sido el vicepresidente segundo de la Junta General del Principado, Pelayo Roces, afín a Cascos y diputado regional desde 1995, quien ha formalizadoo su renuncia como diputado del PP en el Parlamento regional un día después de que el ex ministro se haya dado de baja como militante. "Tengo una sensación rara, pero creo que este ya no es mi partido", ha manifestado.

Sobre si otros diputados que han venido defendiendo a Cascos van a hacer lo mismo se ha limitado a decir: "Sé lo que hago yo, lo que hacen los demás, pregúnteselo a ellos". Con su renuncia, José Felgueres pasará a ocupar su lugar como diputado de la oposición.

El presidente del PP de Asturias, Ovidio Sánchez, ha explicado sin embargo que los alcaldes del PP en el Principado están llamando diciendo que "quieren seguir en este proyecto" y que no cree que ningún diputado nacional salga del PP. 

También el concejal gijonés del PP, Pablo González, ha asegurado que será "coherente" con su postura de apoyo a Álvarez-Cascos y ha anunciado que se pondrá "a su disposición para empujar en ese proyecto de cambio y de regeneración económica, social y política de Asturias". Aunque no ha querido adelantar si se dará de baja del partido, al que entró en 1987 a través de Nuevas Generaciones, ha indicado que hará pública su decisión. "Estaba con Cascos y sigo con Cascos", ha dicho.

Sobre la decisión de Génova de optar por la candidata defendida por la Dirección regional del PP, Isabel Pérez-Espinosa, ha confesado que en el fondo sí le sorprendió: "Yo nunca pensé que se respaldara una opción que premia el insulto a todos los asturianos, no sólo a Cascos", ha afirmado. 

Mientras tanto, el conflicto desatado en el PP por el liderazgo asturiano sigue levantado revuelo dentro y fuera de las filas del partido. El presidente del PP de Andalucía, Javier Arenas, ha lamentado la decisión de su ex compañero y se ha mostrado convencido de que el PP "ganará en Asturias" con su actual candidata.

"Es un disparate que Cascos se crea un salvador"

Más claro se ha mostrado el vicepresidente del Parlamento Europeo Alejo Vidal-Quadras, que ha acusado a Cascos de reclamar "lo que no predicaba" cuando era secretario general del PP, que "no tenía nada que ver con la democracia interna del partido".  Vidal Quadras ha recordado que fue Cascos quien le "obligó a dimitir" cuando presidía el PP de Catalunya.

Ignacio González, presidente del Comité Electoral del PP de Madrid,  ha señalado que la marcha de Álvarez Cascos es "mala para Asturias y mala para España " y "no debería haberse producido nunca". De igual manera se han pronunciado varios diputados conservadores, que han tachado de "disparate" que el ex ministro se crea "un salvador", al tiempo que admiten que su postura hará "daño" en Asturias de cara a las próximas autonómicas.

Del lado del PSOE, y pese a que Rubalcaba ha preferido no pronunciarse sobre este tema, sí lo ha hecho la ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín, quien animó al PP a practicar menos "la dedocracia", para evitar divisiones internas. En una entrevista en la Cadena Ser , aseguró que el PP no tiene "ni una sola propuesta para los asturianos", salvo "divisiones internas y luchas intestinas por el poder".

Más noticias de Política y Sociedad