Público
Público

Los violentos atacan otra sede del PSOE en Galicia

La representación socialista de Carral fue incendiada

MARIOLA MORENO

La sede del PSdeG-PSOE en Carral (A Coruña) quedó ayer destrozada tras ser atacada en la madrugada del martes con dos cócteles molotov. El atentado es el sexto cometido contra instalaciones de los socialistas gallegos desde septiembre. "No sabemos lo que quieren, pero no nos van a amedrentar", manifestó ayer el presidente de la Diputación de A Coruña y secretario provincial del PSdeG, Salvador Fernández Moreda, quien exigió que este tipo de ataques sean tratados "como delitos de terrorismo". El secretario general del PSdeG, Manuel Vázquez, apeló por su parte a la colaboración ciudadana para detener a los responsables.

Poco ha trascendido sobre la autoría el atentado, aunque el delegado del Gobierno en Galicia, Antón Louro, lo ha vinculado con las anteriores acciones violentas sufridas por el PSdeG, atribuidas a un grupo autodenominado Resistencia Galega. "Hay una línea de actuación que se viene manteniendo en los últimos meses en Galicia, por lo que creemos que responden a la misma gente", consideró. Louro alabó además la labor de la Guardia Civil que "lleva semanas y meses trabajando para descubrir y poner a disposición de la Justicia a esas personas que pretenden defender ideas a través de bombas". "Aquí se pueden defender todas las ideas, pero siempre con la palabra y el poder de seducción, nunca con el poder que deriva de un petardo o una explosión", censuró.

La Xunta de Galicia y el Parlamento gallego trasladaron al PSdeG su "solidaridad" y "apoyo". En un comunicado, el Ejecutivo autonómico expresó su "firme condena" al ataque y reiteró su "repulsa" por lo ocurrido. "El Gobierno gallego garantiza que este tipo de acciones violentas no lograrán su objetivo de perturbar los valores de convivencia pacífica y tolerancia que predominan en la sociedad gallega", señaló la Xunta. El PP hacía de esta forma un llamamiento a todas las fuerzas políticas para "mantenerse unidas y erradicar la lacra de la violencia", que "no tiene ningún futuro en Galicia", según el BNG. Nacionalistas y populares coincidían de esta manera a la hora de afirmar que este tipo de actos "repugna la conciencia democrática y pacifista de la inmensa mayoría de los gallegos", ya que "las diferencias no se salvan con violencia, sino a través del diálogo y el respeto", puntualizó el Bloque.

El líder de los socialistas gallegos, Manuel Vázquez, insistió además en que "pese a la actitud de algunos", el PSdeG no va a "culpar a nadie" . "Los culpables son los que hacen las agresiones y violentan el modelo de convivencia democrática". Vázquez salía de esta forma al paso de las acusaciones efectuadas por el PP, que atribuían al PSOE el "clima de crispación" que derivó en la agresión sufrida por el consejero de Cultura de Murcia, Pedro Alberto Cruz.

Más noticias de Política y Sociedad