Público
Público

La Virgen, el Tango y los Scouts

La Diputación entrega la máxima distinción de la provincia a la patrona de Granada después de saltarse sus normas 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ni llevaron a la Virgen de las Angustias en procesión ni el arzobispo de Granada, Javier Martínez, recogió la condecoración en nombre de la imagen religiosa. La incógnita se despejó nada más comenzar el acto, cuando al son de las fanfarrias entró en el escenario del Auditorio Manuel de Falla una comitiva escoltada por maceros. La formaban representantes de la Diputación de Granada, la institución que hace escasas semanas se saltó el Reglamento de Honores y Distinciones y acordó por unanimidad (PP, PSOE e IU) conceder la máxima distinción de la provincia a la Virgen de las Angustias, patrona de Granada. Ningún grupo puso objeciones a la propuesta del equipo de gobierno (PP) de otorgar la medalla de oro de la provincia a una imagen religiosa pese a que la propia normativa de la institución establece que las distinciones deben recaer en  personas físicas o jurídicas. Cosas de las devociones.

Desde que el pleno de la Diputación aprobó conceder la medalla de oro a la Virgen de las Angustias, algunos incrédulos se preguntaban si llevarían la imagen a la ceremonia de entrega de honores y distinciones. El misterio se develó anoche, en un acto que sumergía a cualquiera en la España de las crónicas en blanco y negro, esas en las que aparecían juntas las ‘autoridades civiles, militares y religiosas’ para honrar con la máxima distinción de la provincia a la patrona de Granada.  La medalla de oro a la imagen religiosa la recogió la hermandad de la Virgen de las Angustias, la misma que fue denunciada –y posteriormente, absuelta-  tras expulsar de su procesión a una joven de 15 años por llevar la falda demasiado corta.

Con la medalla de oro de la provincia, la patrona de Granada aumenta sus condecoraciones, que en su mayoría proceden de la época franquista, entre ellas, el título de Capitán General y su correspondiente fajín, salvo la que le otorgó el pasado mes de febrero el Ayuntamiento de Granada, también gobernado por el PP y la distinción que le ha concedido ahora la Diputación.

La imagen religiosa no fue la única distinguida por la Diputación de Granada, que también reconoció a personas físicas y jurídicas. Por ejemplo a los Scouts de España, premiado por sus 100 años de existencia, o al Festival de Tango, por el que, al parecer, el presidente de la Diputación, Sebastián Pérez (PP), siente devoción. De hecho, en la última edición del Festival se incluyó en la programación el estreno de un tango escrito por él y cuya música había compuesto su vicepresidente tercero. Y es que todo es posible en Granada y no por la película de Manolo Escobar.

Más noticias en Política y Sociedad