Público
Público

Vodafone quiere que el buscador o el usuario paguen

El presidente ejecutivo de la filial española pide libertad para negociar

ANA TUDELA

Las compañías de telefonía quieren hacer negocio con Internet. No sólo con lo que pagan los usuarios por conectarse eso ya lo tienen sino también con los contenidos que circulan por las redes. Dos son los argumentos a los que se han agarrado para defender que compañías como Google o Yahoo compartan con ellas los multimillonarios ingresos que obtienen de la venta de publicidad en Internet: que no existe competencia en ese negocio y que no es justo que sean otros quienes saquen tajada de las cuantiosas inversiones en redes que efectúan las operadoras de telefonía para que los datos circulen cada vez a mayor velocidad.

Ayer avivó la polémica el presidente ejecutivo de Vodafone España, Francisco Román, que dijo que quien quiera calidad en los contenidos, sea proveedor o usuario, tendrá que pagar por ella.

A diferencia del discurso del presidente de Telefónica, César Alierta, que abrió el debate advirtiendo a Google de que tendría que pagar por utilizar sus redes, Román ve varias posibilidades: "Una es que pague el proveedor de contenidos" para asegurarse de que estos lleguen a los usuarios con una calidad determinada; otra, que el usuario que quiera tener acceso a esos contenidos sin que disminuya la calidad en momentos de congestión de la red, sea quien pague.

"Si me impiden dar a mis clientes un servicio premium (mejor calidad o contenidos diferenciados a cambio de precio), están impidiendo la competencia", defiende Román. Y también se atentará contra ella si Europa no deja a los operadores de telefonía que negocien acuerdos comerciales con los proveedores de contenidos de Internet, de forma que se vincule la calidad con la que llegan al usuario los citados contenidos con la cantidad que se pague.

"Lo importante", según Román, "es no impedir que cualquiera de esas posibilidades ocurra". El ejecutivo, presente en una jornada sobre telecomunicaciones organizada por Esade, sostuvo ayer que lo importante es que se luche contra "el estrangulamiento de la competencia", que supone el hecho de que todo el negocio de la publicidad en Internet esté en manos de dos compañías. Y añadió que debe evitarse "el error" de levantar un muro entre el negocio de las firmas de contenidos y el de las operadoras.

Román defendió la consulta pública que pretende realizar la Comisión Europea a este respecto, anunciada hace unos días por la comisaria Neelie Kroes, recordando que Europa debe defender a sus compañías fuertes en el sector, que son las operadoras de telecomunicaciones, como Estados Unidos defiende a las suyas más fuertes, que son los proveedores de contenidos.

Más noticias de Política y Sociedad