Público
Público

La web del PP de Castilla-La Mancha se olvida de los líos de Cospedal

El portal del partido en Castilla-La Mancha usa el caso Faisán para ocultar las guerras internas que resurgen en el PP

PÚBLICO.ES

No hay mácula que manche la web del Partido Popular en Castilla-La Mancha, pese a que a su presidenta le llueva fuego amigo por todos los frentes. María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP y presidenta de los conservadores en Castilla-La Mancha, se ha visto superada en las últimas semanas por todo tipo de guerras internas: si no es la del agua con Camps y Valcárcel, es la desautorización pública de Javier Arenas por el asunto de los almacenes nucleares. 

Sin embargo, la web del PP en Castilla La-Mancha prefiere optar por lo que ellos entienden como la 'actualidad más rabiosa'. La noticia de portada, como no podía ser de otra manera, es la petición de su presidenta de que el juez levante el secreto del sumario del caso Faisán, un asunto que se diluye entre las guerras internas que vuelven a renacer en el seno del partido. Ni rastro de los residuos nucleares. Ni una gota del agua por la que tanto se pelea con Camps. El mismo día que el PP decide sancionar a Cobo y a Costa, no hay ni una palabra sobre el asunto.

A Cospedal le surgió la semana pasada el tema de los cementerios nucleares, en el que se ha mostrado perdida entre las desautorizaciones públicas del vicesecretario de Política Autonómica y Local, Javier Arenas, y sus declaraciones en los medios, en las que aseguraba que mantendría las sanciones al alcalde de Yebra (Guadalajara), quien pidió dicho cementerio al Gobierno. Ahora, otra alcaldía gobernada por su partido, la del municipio conquense de Villar de Cañas, vuelve a desautorizar a su presidenta regional pidiendo también acoger un almacén nuclear.

Pero el caso Faisán lo envuelve todo para el PP. Un caso en el que se investiga un supuesto chivatazo a ETA por parte del Gobierno y que ha sido aireado por los conservadores en momentos en los que ha interesado distraer la atención. El PP, apoyado en la difusión de sus medios más afines, ha explotado el caso hasta el extremo, llegando a apuntar directamente a miembros del Ministerio del Interior. 

Todo para hacer olvidar las guerras internas que vuelven a surgir en el seno del partido. La guerra del agua llegó antes que el asunto de los residuos nucleares, siendo el primero grano que le salió a la secretaria general. Más aún al ver la oposición directa de miembros de su partido a los que su valedor, Mariano Rajoy, había apoyado en los peores momentos. Tal es el ejemplo de Francisco Camps, quien se hizo una foto con el presidente de Murcia para defender el trasvase Tajo-Segura en medio de la reforma del Estatuto en Castilla-La Mancha. Una disputa que a Cospedal le ha valido otro enemigo interno: Esperanza Aguirre, aliada de Camps en este asunto, que aseguró que el agua "es de todos".

Más noticias de Política y Sociedad