Público
Público

Zapatero abre el primer laboratorio nanotecnológico de la Península

Braga acoge la celebración de la XXIII Cumbre Luso-Española con la presencia de 20 ministros

ANA PARDO DE VERA (Enviada especial a Braga)

“España y Portugal no han stado presentes en las grandes revoluciones pasadas, pero van a estar presentes en las del siglo XXI”. Con este convencimiento del presidente del Gobierno español, inauguraron ayer en Braga José Luis Rodríguez Zapatero y el primer ministro portugués, José Sócrates, el Laboratorio Ibérico Internacional de Nanotecnología (INL), enmarcado en un proyecto de cooperación conjunta con nuevas ttecnologías, que proporcionará trabajo a 200 investigadores de España y Portugal “con máximo nivel de excelencia” y funcionará a pleno rendimiento a finales de 2010.

Este centro, situado en la localidad portuguesa de Braga –que acoge ayer y hoy la celebración de la XXIII Cumbre Luso-Española con la asistencia de 20 ministros de ambos países– y que implica una inversión de 113 millones de euros para los dos países, es el primero de estas características en la península Ibérica y supone el inicio de una “nueva revolución tecnológica” en este ámbito, según José Sócrates, ya que conlleva el desarrollo de actividades e iniciativas en el ámbito de la nanociencia –estudio de la materia a nivel de átomos y moléculas– y la nanotecnología –control y manipulación de la materia a nivel de átomos y moléculas–, ambas complementarias.

Rodríguez Zapatero quiso abrir su estancia en Braga con la inauguración de este Laboratorio para ratificar su apuesta por la I+D+i, uno de los apartados estrella de los programas electorales socialistas de 2004 y 2008. El presidente del Gobierno destacó que este proyecto, que se fraguó en la Cumbre Ibérica de Évora celebrada en 2005 entre ambos países, “nace al mismo tiempo de una idea compartida” entre él y su homólogo portugués, con el cual tampoco discutió “ni un minuto” sobre la ubicación del INL, que propuso el propio presidente español y que Sócrates aceptó, naturalmente, agradecido. “Estoy tan feliz de que se instale en Braga como si fuera en España”, subrayó Zapatero.

Apuesta por I+D+i

La razón de que el INL se ubique en Portugal es por el proyecto de cooperación conjunta con nuevas tecnologías en el que se enmarca. Zapatero propuso Braga en esta ocasión y en otras ocasiones será España quien acoja las iniciativas. “Es un proyecto de cooperación conjunta”, subrayan en la Moncloa, que dirigirá el profesor de la Universidad de Santiago de Compostela José Rivas. Sócrates, por su parte, agradeció a Zapatero su “generosidad y grandiosidad” por preferir Portugal a España.

Considerado el Laboratorio la realización de un proyecto de la Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i) más avanzada, el presidente sostuvo que la nanotecnología y la nanociencia se han convertido en tecnologías que pueden “dar respuesta a grandes necesidades”, ya sean de medicina, medio ambiente o industria.

 

La XXIII Cumbre Luso-Española supone para el Gobierno la ratificación de las excelentes relaciones de España con su vecino. Aparte de la inauguración del INL, la cumbre, a la que han acudido los presidentes de Galicia, Extremadura y Castilla y León y el consejero de Agricultura de Andalucía –comunidades fronterizas con Portugal–, ha supuesto dos importantes iniciativas: la constitución del Consejo de Seguridad y Defensa de España y Portugal, que se reunió por primera vez con la presencia de los dos ministros de Defensa, secretarios de Estado y jefes de Estado Mayor, y la firma de un acuerdo de pesca que permitirá faenar a cerca de 40 buques en los archipiélagos de Canarias, Madeira y Azores. 

 

Más noticias de Política y Sociedad