Público
Público

Zapatero acepta el debate para que la entrega del piso salde la hipoteca

El Congreso estudiará posibles medidas para flexibilizar la condonación de préstamos. El PP se suma a la propuesta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Es una propuesta aún desdibujada, pero, en plena crisis y con las hipotecas espoleando la microeconomía del día a día, ERC logró arrancar al presidente del Gobierno un compromiso que abre la puerta a lo que ahora es un imposible: la dación en pago, el llamado efecto sonajero. Es decir, la cancelación de una hipoteca devolviendo al banco una vivienda lastrada por un préstamo inasumible.

El portavoz del grupo republicano, Joan Ridao, planteó esta posibilidad al jefe del Ejecutivo en la sesión de control al Gobierno y chocó allí con su rechazo desde el escaño. Finalizada la sesión y en una conversación privada fuera del hemiciclo, José Luis Rodríguez Zapatero sí trasladó a Ridao 'receptividad', describen fuentes de ERC. Tanto es así que, admitiendo la importancia del problema, le ofreció el apoyo del PSOE para crear una subcomisión que estudie el asunto en el Congreso.

'¿De qué lado está, de los bancos o de la gente?', inquiere Ridao a Zapatero

Es un primer paso. Una fisura en el muro de oposición que lideran socialistas y conservadores ante la fórmula de condonar préstamos hipotecarios con viviendas. La conclusión del debate, sin embargo, apunta un final que dista mucho del que desea, entre otros, la izquierda minoritaria. Fuentes del PSOE se remitieron ayer a las declaraciones del propio Zapatero y de su vicepresidenta económica, Elena Salgado, para reiterar su rechazo. El PP tampoco apoya esta solución.

Zapatero dejó ayer claro que el futuro de la iniciativa es, en efecto, lejano: 'Tenemos que proteger más a los deudores hipotecarios en una situación difícil, de crisis económica, pero con flexibilidad, prudencia y equilibrio para que mantengamos la sostenibilidad de nuestro sistema financiero', respondió ante el pleno preguntado por Ridao.

El presidente ofrece a ERC crear una subcomisión sobre el sistema hipotecario

El portavoz republicano le acababa de recordar que, entre 2007 y 2010, 'más de 250.000 viviendas' han sido ejecutadas por culpa de créditos concedidos 'sin garantías'. Según apuntó, 'la lógica dice que, si una vivienda está bien tasada, devolverla al banco debería ser suficiente para saldar esa deuda', como aseguró que ocurre en Alemania, Francia o Reino Unido. 'Aquí no; no es justo', protestó.

'¿El presidente y su Gobierno de qué lado están, de los bancos o de la buena gente?', atornilló Ridao a Zapatero. 'El problema es que la buena gente tiene su dinero en los bancos y parece razonable que intentemos preservar su fortaleza y solvencia, porque es tanto como preservar los ahorros de la inmensa mayoría', replicó el jefe del Ejecutivo.

PSOE y PP rechazan que la entrega del piso salde de forma total el préstamo

Tanto el Grupo Socialista como el Ejecutivo enmarcaron ayer 'en una conversación' privada el compromiso de Zapatero. Desde el PSOE se recordó su disposición a estudiar medidas que desahoguen el incremento de ejecuciones hipotecarias, aunque recordaron que, recientemente, el ministro de Fomento y responsable de Vivienda, José Blanco, dejó sentado que 'bajo ningún concepto' la entrega de la vivienda puede compensar la falta de pago de la hipoteca.

Blanco rebatió así en el Congreso una iniciativa de CiU en la que su portavoz de Vivienda, Pere Macias, se mostró partidario de que la dación en pago pueda considerarse 'en algunos casos' como un modo de satisfacción de la deuda. Entonces, PSOE y PP se opusieron a esta iniciativa que Fomento también reprobó recordando que, dado el elevado stock de viviendas en manos de bancos y cajas, aprobarla ahora pondría en apuros al sistema financiero.

Los bancos son, de hecho, los primeros enemigos de la idea y mantienen recurridas las sentencias pioneras que han dado esperanza a la fórmula. CiU es sólo uno de los grupos que ya la ha llevado al Congreso. ERC la planteó en sus propuestas en el Pacto de Zurbano e IU ha trasladado a la Cámara la misma intención en dos ocasiones, a principios de la legislatura y hace apenas un mes, según recordaron ayer fuentes de esta formación, encontrando el rechazo de PSOE y PP. CiU y PNV no son refractarios y los demás grupos, la denominada izquierda minoritaria, se declaran fervientes defensores.

La brecha abierta por ERC hizo cuña también en el PP, que, a remolque, pidió la creación de una subcomisión que estudie el sistema hipotecario en su conjunto, no sólo la dación. La portavoz conservadora en la Cámara, Soraya Sáenz de Santamaría, reclamó debatir este asunto con 'sensatez': 'Hay un gran debate que debe afrontarse con serenidad y teniendo presente todos los elementos de juicio en temas tan importantes como las daciones de pago, las hipotecas con responsabilidad limitada o las cláusulas suelo', señaló.

El Congreso podría empezar ahora su estudio. Zapatero sugirió a Ridao crear una subcomisión para analizar posibles medidas que alivien el peso de las hipotecas. El cupo de subcomisiones cuyo número es limitado para facilitar la asistencia a los partidos menos representados está completo. ERC acepta, no obstante 'cualquier otra fórmula' que permita abrir el debate. 'Lo importante es que se aborde, lo de menos, cómo o dónde', señalaron, satisfechos, desde el grupo republicano.

Más noticias en Política y Sociedad