Público
Público

Zapatero dice que la democracia se abrirá a Sortu si da "pasos adelante"

"En cuatro meses no se puede convencer a todos después de lo que ha pasado en 40 años", manifiesta

GUILLERMO MALAINA

José Luis Rodríguez Zapatero llegó ayer a la Fiesta de la Rosa en Euskadi con un mensaje en clave positiva para los socialistas vascos ("Patxi va a ser el lehendakari de la paz") y dos advertencias distintas para la izquierda abertzale y ETA ante la evolución interna vivida el último año.

El presidente reconoció, como el lehendakari, los "pasos" dados hasta el momento por este sector político ilegalizado desde el inicio de su debate interno, en 2009, y le reclamó que dé "más pasos adelante", "firmes y decididos", en el rechazo de la violencia para acercarse a la democracia, "porque esta siempre abre las puertas a quienes quieren ser partícipes de verdad". A ETA, por el contrario, Zapatero le pidió que dé "un paso atrás" y anuncie ya el cese definitivo de la violencia.

En su mensaje, el presidente del Gobierno también deslizó la idea de que estará atento a la evolución de la izquierda abertzale sin obstaculizarla, mientras que en el caso de ETA la presión de las Fuerzas de Seguridad del Estado continuará, pese al alto el fuego en vigor desde el 10 de enero, mientras no anuncie el cese definitivo de la violencia "sin condición alguna".

"Ni paramos ni vamos a parar ni un solo día, no les vamos a dejar respirar para que vuelvan a intentar coger aire [en la tregua]. No les vamos a dejar respirar (...). Más les vale que den un paso atrás definitivo, renuncien a la violencia y contribuyan a ese nuevo escenario", afirmó Zapatero.

Reivindica que el Ejecutivo tiene "memoria" y que no olvida a las víctimas

Ante los 6.000 militantes del Partido Socialista de Euskadi congregados en el pabellón Landako Gunea, de Durango, Rodríguez Zapatero trató de explicar cuál es la postura de su Gobierno en el momento actual, en el que siente la presión, por un lado, de la izquierda abertzale y todos los partidos que apoyan la legalización de Sortu, y, por otro, el constante acoso del Partido Popular con la utilización de la política antiterrorista como baza para el desgaste del Ejecutivo. Con un discurso metafórico, el presidente explicó que su Gobierno "tiene memoria" y que, por lo tanto, su modelo de hacer política es pensar en el "futuro" sin olvidar el "pasado", es decir, su objetivo es trabajar "por el fin de la violencia en esta tierra" sin olvidar a las víctimas asesinadas por ETA durante los últimos 40 años.

"Algunos sólo piensan en el pasado", afirmó, en alusión al PP, "y de sólo pensar en el pasado, que ha sido muy duro, muy duro, les cuesta pensar en el futuro". Y agregó, en referencia ya a la izquierda abertzale: "Algunos sólo quieren pensar en el futuro, pero deben saber que existe el pasado, que está ahí y que necesitará tiempo para lograr ese fruto de reconciliación y de la convivencia. (...) En cuatro meses no se puede convencer a todos después de lo que ha pasado en 40 años".

Con el recuerdo de lo ocurrido en el último proceso de paz y el atentado de la T-4, Zapatero instó además a la antigua Batasuna a pensar que esta petición de dar "más pasos" se la hacen el Gobierno y el partido que "tanto han arriesgado por buscar la paz".

Dice que "con este rumbo se logrará la paz y no habrá quien lo pueda impedir"

El presidente subrayó que, cuatro años después, su Gobierno espera un cese definitivo de ETA "sin condición alguna" para "abrir un nuevo escenario". "Trazando esa dirección y ese rumbo por el que hemos apostado desde hace mucho tiempo, conseguiremos los objetivos que están en la inmensa mayoría de los anhelos de los ciudadanos de Euskadi y no habrá quien lo pueda impedir; habrá quien pueda utilizarlo políticamente, habrá quien pueda utilizarlo, de manera partidista, pero no habrá quien lo pueda impedir", agregó en alusión al PP.

Zapatero tildó de "incalificable" que el PP utilice la política antiterrorista para atacar al Gobierno y, después, volvió a mostrar su compromiso personal con los socialistas vascos para buscar la paz. "Es una tarea para la que siempre podréis contar conmigo, por supuesto durante el tiempo en que sea presidente, pero también después. Será una de las pocas cosas para la que podréis contar conmigo después. Esto [el final de la violencia] es lo más importante", añadió el presidente entre los aplausos de los miles de socialistas vascos reunidos en el pabellón de Durango.

Zapatero dedicó así la mitad de su intervención en esta visita a Euskadi a fijar la postura de su Gobierno ante un eventual final de la violencia de ETA. En su discurso, aprovechó además la ocasión ante los socialistas vascos para reivindicar la labor de su Ejecutivo, tanto en el plano económico como en las políticas sociales. En su alegato, defendió que "todas las leyes de derechos sociales en España" han sido impulsadas por gobiernos socialistas, y culpó de la crisis económica que aún atraviesa España al modelo financiero "sin reglas" defendido por la derecha.

El lehendakari, por su parte, tachó de "inaceptable" que el PP se dedique a boicotear al Gobierno ante la crisis: "Quien prefiere que su país vaya mal para que a él le vaya bien ni se merece llegar a la Moncloa, ni a ser considerado líder de la oposición, ni líder de nada".

López también cuestionó el papel del PNV en Euskadi y su "obsesión por derrocar al Gobierno vasco a toda costa (...). Se cree que todo le pertenece por derecho divino".

Más noticias de Política y Sociedad