Público
Público

Zapatero echa en cara al PP que sea desleal en la lucha antiterrorista

El jefe del Ejecutivo no callará mientras insistan en hablar de ETA durante la campaña

CAROLINA MARTÍN

"Hay cuestiones que tenemos que defender todos, en el Gobierno o la oposición. Por eso no puedo callarme y aceptar que, cuando más estamos derrotando a ETA, el PP todavía utilice la lucha antiterrorista contra el Gobierno". Con estas palabras, el secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, respondió ayer al "doble juego" de los conservadores en materia antiterrorista, durante un mitin de precampaña en Albacete.

Recién aterrizado de China y puesto al día de las declaraciones del expresidente del Gobierno José María Aznar y el presidente del PP, Mariano Rajoy, el líder de los socialistas apeló a la contención y al sentido de Estado en una materia tan sensible como la lucha contra ETA.

Zapatero se sintió cargado de razones para hacer este reproche al PP. "Puedo decirlo muy alto", subrayó recordando los ochos años que estuvo el PSOE en la oposición, cuatro de ellos con él al frente, porque "siempre el Gobierno de Aznar y de Rajoy tuvo el respaldo en la política antiterrorista, pasara lo que pasase, porque está por encima de la lucha de partidos y es de interés de todos los ciudadanos ver el fin de la violencia y la paz".

Denuncia que el PP cambia de discurso si está o no en el Gobierno

A la actitud de los conservadores, el secretario general del PSOE contrapuso "la fortaleza del proyecto socialista", que desde la Transición ha girado en torno a la "unión de todos los españoles". Así, Zapatero hizo un repaso por los logros de España en los últimos 30 años, desde la Constitución de 1978 al desarrollo del Estado de las autonomías.

El líder de los socialistas se mostró orgulloso de la fortaleza del proyecto, pero también de los socialistas que "siempre" han estado "comprometidos con España, con su futuro, con el progreso", resaltó subrayando que siguen "poniendo el interés general por delante del interés de partido".

Zapatero hizo una defensa cerrada del Estado de las autonomías. Un sistema cuya viabilidad han puesto en duda los conservadores y que los socialistas siempre han defendido, en el Gobierno y en la oposición. El líder de los socialistas, con el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, en primera fila, se preguntó si la comunidad habría avanzado tanto sin el sistema autonómico y sin los gobiernos socialistas.

Pero no sólo se fijó en los logros de los castellano-manchegos, a quienes recordó que durante los últimos siete años de Gobierno socialista las inversiones han aumentado un 80%. También desempolvó el nuevo modelo de financiación y los beneficios que han reportado a todas las comunidades, aunque ahora pase por algunas dificultades.

Zapatero aprovechó para volver a cargar contra el PP y su afán de "dividir" a los españoles. Ante un auditorio encantado con la presencia del presidente, el líder socialista recordó que "el PP votó en contra y dijo que ese modelo rompía la igualdad" y beneficiaba a Catalunya. Sin embargo, se remitió a los datos para subrayar que las comunidades favorecidas son otras y que esa es "la táctica" que utilizan "siempre" los conservadores.

Afirma que "todos los derechos sociales" tienen la firma del PSOE 

Zapatero se refería al doble juego del PP, que mantiene una actitud cuando está en el Gobierno, otra cuando está en la oposición o cuando cree que tiene posibilidades de llegar a la Moncloa. El líder socialista no tiene claro que lo logre. De hecho, con cierta ironía y apelando a la complicidad del presidente del Congreso, José Bono, que estaba también en primera fila, dijo: "Rajoy va a Barcelona, y después de lo que han dicho del Estatut, de la financiación, ahora a lo mejor pasa lo de...; ¿cómo era Pepe eso de la intimidad?".

El líder de los socialistas subrayó que, aunque "están todo el día intentado dividir a la gente, diciendo que Catalunya se lleva", los conservadores, "si tienen la oportunidad, catalán en la intimidad, barretina y lo que haga falta".

Ante más de 3.000 personas que abarrotaban el palacio de Congresos de Albacete, que se quedó pequeño, Zapatero advirtió que "estamos en un tiempo decisivo" para los próximos 25 años de España y Europa. Por ello, defendió la tarea reformista del Gobierno. "Nos ha tocado combatir una crisis muy dura", señaló, recordando que lo han hecho "manteniendo el Estado del bienestar".

El líder de los socialistas hizo hincapié en la protección a los desempleados, las becas o la Ley de Dependencia. "Todos los derechos sociales conquistados tienen la firma del PSOE", subrayó Zapatero, que apeló a la tarea que tienen por delante los socialistas el próximo 22 de mayo.

En las próximas elecciones, dijo, "se juega la defensa del Estado del bienestar", de la educación y de la sanidad para todo el mundo. Así, llamó a todos los trabajadores a defender el proyecto con el que concurren a estos comicios.

El líder de los socialistas hizo hincapié en la protección a los desempleados

Zapatero enfatizó que los socialistas, hasta el 22-M, durante y después, van "con las mismas ideas y con la defensa de los mismos principios en todo el territorio". El líder de los socialistas trasladó a Barreda su confianza en que volverá a revalidar el triunfo en Castilla-La Mancha porque mira "con luces largas", tiene "sentido de Estado" y ha mostrado su "defensa del Estado del bienestar".

En este sentido, el presidente de Castilla-La Mancha, que se deshizo en elogios a Zapatero destacando que es "un gran dirigente", insistió en que ellos trabajan "por una sociedad del bienestar" y apostó por consolidar su cuarto pilar: la Ley de Dependencia.

Por otro lado, puso de relieve el compromiso de los socialistas con la "igualdad". Es ahí donde radica la diferencia entre la derecha y la izquierda. "Para los socialistas es fundamental", subrayó el presidente castellanomanchego. "Frente a la desigualdad los socialistas nos sublevamos", defendió Barreda.

Más noticias de Política y Sociedad