Público
Público

El 95% de los cánceres de colon tiene su origen en un 'simple' pólipo

Se estima que, en 2021, 43.600 personas serán diagnosticas de este tumor. Los programas de cribado son necesarios para bajar la incidencia y la mortalidad.

El cáncer de colon es de los más comunes en España, con 41.000 nuevos casos anuales
El cáncer de colon es de los más comunes en España, con 41.000 nuevos casos anuales.

El cáncer colorrectal sigue siendo, un año, más el más común entre la población española, superando los 43.600 nuevos casos en 2021, según el estudio de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) [PDF] y de la Red Española de Registros de Cáncer (REDECAN).

"Lo que muchos pacientes desconocen es que el 95% de los casos tienen su origen en un pólipo presente en el colon que podría identificarse y extirparse en una colonoscopia", explica Carlos Suárez, especialista en aparato digestivo del Centro Médico-Quirúrgico de Enfermedades Digestivas (CMED).

Los pólipos son pequeños crecimientos en la pared mucosa del colon que en un principio pueden medir unos pocos milímetros, pero con el paso de los años, según van creciendo, pueden convertirse en lesiones precancerosas y que, si no son eliminados a tiempo, son el origen de un cáncer de colorrectal. Los pólipos pueden ser planos o prominentes, con un tallo unido a la pared del colon que les da una apariencia de champiñón.

¿Cómo detectar estos pólipos?

El principal problema es que no presentan síntomas hasta que adquieren un tamaño grande que puede provocarles erosiones de forma que se puede producir un sangrado en heces o anemia provocada por una pequeña pérdida de sangre continuada.

"La forma más eficaz de detectar estos pólipos es mediante una colonoscopia. Esta prueba, totalmente segura e indolora para los pacientes al ser realizada mediante sedación, no solo los identifica, sino que los puede extirpar al momento. De esta forma, el riesgo de cáncer de colon originados en un pólipo desaparece", afirma Suárez. La colonoscopia virtual también permite detectar estos pequeños pólipos, pero para eliminarlos el paciente tiene que ser sometido a una colonoscopia tradicional.

Cuándo someterse a una colonoscopia

· Personas sanas mayores de 50 años: el cáncer de colon afecta principalmente a personas mayores de 50, aunque también puede desarrollarse en personas jóvenes. La edad aumenta las posibilidades de desarrollar pólipos en el intestino grueso. La pauta más recomendable es hacer una colonoscopia cada 4 años.

· Personas con antecedentes familiares: si un familiar cercano ha padecido esta enfermedad aumentan las posibilidades de desarrollar un cáncer de colon. En este caso, está indicada su realización a partir de los 40 años, con una periodicidad de 4 años.

· Personas con antecedentes de pólipos: la presencia de pólipos en el colon puede indicar una predisposición a que aparezcan nuevos. En estos casos, la colonoscopia está indicada de forma anual y la periodicidad irá aumentando según vayan apareciendo resultados negativos.

· Personas con enfermedades inflamatorias intestinales crónicas: como pueden ser la Enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa. Colonoscopia a partir de los 40 años con una periodicidad de 4 años.

Cáncer colorrectal y covid-19

La covid-19 ha afectado a todos los aspectos de nuestra vida, especialmente a la salud. Cifras de la SEOM indican que hasta 1 de cada 5 cánceres se dejaron de diagnosticas en España en el año 2020. "Además, cuando se produjo el diagnóstico, en este caso del cáncer colorrectal, el estadio en el que se encontraba era más alto que en cualquier otro año, al tener miedo los pacientes a acudir a centros médicos para hacerse sus revisiones", explica el especialista en aparato digestivo de CMED.

El confinamiento provocado por la pandemia de la covid-19 y el miedo que presentan todavía muchos pacientes, especialmente mayores, a salir a la calle para evitar el contagio, ha supuesto un empeoramiento en los hábitos de vida de la población. Estilos de vida que suponen un mayor factor de riesgo de padecer tumores como el colorrectal. "Ha aumentado el sedentarismo y con ello el peso de los pacientes, habiendo ya diferentes estudios que han demostrado que sobrepeso y obesidad agravan los síntomas de personas infectadas por coronavirus", explica Suárez.

Por otra parte, ha aumentado el consumo de alimentos ultraprocesados y ricos en grasas (por ser más perecederos y calmar más la "ansiedad" provocada por la pandemia. Lo mismo ocurre con el hábito tabáquico y alcohólico, factores de riesgo de padecer determinados tipos de cánceres, entre ellos los digestivos como el colorrectal.