Público
Público

El 99% de sudaneses del sur respalda la independencia

La población recibe con júbilo los resultados, que dan paso a un nuevo estado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No hay frontera ni bandera. Pero sí independencia. Más clara no podía quedar su voluntad. Los resultados totales del referéndum para la autodeterminación del sur de Sudán indican que un 99% de la población votó a favor de independizarse del norte y del Gobierno central que durante décadas les ha tratado como 'subhumanos', en palabras del presidente sur sudanés, Salva Kiir.

En Juba, la que será la capital del nuevo estado, centenares de personas presenciaron la ceremonia de proclamación de resultados, a la que asistió Kiir. Anunciadas las cifras, llegó la primera explosión de alegría. Pero el silencio volvió para escuchar las palabras de Kiir, histórico jefe rebelde, crecido en la selva y curtido en la batalla por su pueblo, que se convirtió en número uno del Ejército Popular de Liberación de Sudán (EPLS) tras la muerte del emblemático líder rebelde John Garang.

El presidente del sur de Sudán pide a la población que perdone al norte

Kiir compartió una evidente joya, que vistió con pellizcos de humor, pero la responsabilidad pesó en su discurso. Pidió a la población del sur de Sudán que perdonara a Jartum por todo el mal causado en el pasado y que tenga paciencia hasta que el proceso concluya (ahora se abre el periodo de reclamaciones y, si no las hay, el 14 de febrero se darán los resultados finales). Recordó que no se ha llegado al final del camino y que la población sudanesa 'tiene muchos retos delante'. Y tantos. Hay que escoger el nombre del nuevo país que podría ser República del Sur de Sudán, decidir qué bandera le simboliza y, sobre todo, demarcar la sensible frontera con el norte. Este punto clave está pendiente de negociación con Jartum.

Pero la exaltación independentista nubla, al menos por hoy, las dificultades que aún quedan por delante. 'El éxito de nuestro nacimiento depende totalmente de la voluntad de respetar nuestra voluntad', dice sobriamente Opio Moses. Cerca de él se montan varios grupos de fiesta. Se puede seguir a un artista de reggae y hay danzas tradicionales que levantan polvo al andar.

Conseguir la independencia sin saber dónde empieza tu país es quedarse cojo, pero 'los problemas pronto serán nuestros y los podremos gestionar a nuestra manera', se consuela Kiir.

El acuerdo sobre la delimitación del territorio es la larga coletilla de esta victoria, sobre todo porque la frontera es la zona donde se encuentra el petróleo sudanés. De hecho, en la región de Abyei, repleta de oro negro, el referéndum se aplazó indefinidamente, con lo que se corre el riesgo de que quede como una especie de tierra de nadie, atrapada entre los intereses del norte y el sur.

Pero hoy, sólo se mira al 9 de julio, fecha prevista para la ansiada ceremonia de independencia.