Público
Público

Un abogado de educación exquisita

La sonrisa de Pisapia se ha impuesto a los insultos de sus rivales

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Giuliano Pisapia (Milán, 1949) pertenece a una especie en extinción dentro de la política italiana: la que no necesita recurrir a los gritos ni a los insultos para hacerse respetar y conseguir resultados. Aunque quizá después de la lección que ha dado a todo el país convirtiéndose en alcalde de Milán, gracias a su educación exquisita y a su saber estar, llegue a crear escuela.

Este abogado de pelo canoso, voz tranquila y aire de profesor de universidad ha conseguido en mes y medio sacar de sus casillas a todo el centroderecha, con el primer ministro, Silvio Berlusconi, y la exalcaldesa de la capital lombarda, Letizia Moratti, a la cabeza.

Ambos trataron durante toda la campaña de frenar suinesperado ascenso con duros ataques. Lo acusaron de ser el candidato de la extrema izquierda y la persona que llenaría Milán de inmigrantes y de mezquitas por su pasado como diputado de Refundación Comunista.

Sólo les faltó proclamarle el demonio en persona, pero no habría servido de nada: 'Hemos sido capaces de contestar a la difamación y a los insultos con una sonrisa', dijo ayer una vez finalizado el escrutinio.

Está casado con la periodista Cinzia Sasso, milita en Izquierda, Ecología y Libertad, y se convirtió en candidato tras ganar en noviembre las primarias a Stefano Boeri, del Partido Democrático.