Público
Público

Al menos 52 muertos por ataques del ejército de Yemen

El ejército yemení continúa con la represión contra los manifestantes que reclaman el fin de la presidencia de Salé

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Más de 52 manifestantes han muerto en el asalto de las fuerzas de seguridad yemeníes a la plaza Libertad de la ciudad de Taiz, según fuentes médicas citadas por el diario 'Yemen Post'.

'De entre los fallecidos, 15 han sido quemados vivos mientras estaban durmiendo en sus tiendas de campaña', ha matizado Bushra Maktati, una activista pro Derechos Humanos, confirmando así la versión de los sanitarios.

Al parecer, las fuerzas yemeníes trataron de dispersar a los acampados en la céntrica plaza, pero al no conseguirlo incendiaron sus tiendas de campaña, dispararon munición real y lanzaron gases lacrimógenos.

Además, algunos testigos han indicado que las tropas gubernamentales lanzaron varias granadas contra los manifestantes, causando la muerte de siete de ellos, mientras que carros de combate se adentraron en la plaza destruyendo sus pertenencias.

Por su parte, Abdu Ganadi, un portavoz gubernamental, ha rechazado esta versión, indicando que los jóvenes golpearon a los agentes e incluso secuestraron a algunos. 'Nosotros no atacamos a los manifestantes. Solo han muerto dos. Todas las informaciones son exageradas', ha dicho.

Los enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad comenzaron el pasado sábado, aunque se han prolongado, incrementando también su violencia. Los jóvenes exigen a Salé que dimita, tal y como se había comprometido.

Un periodista de Al Yazira ha informado desde las proximidades del distrito de Al Hasbah, donde han ocurrido los peores combates, que se ha tratado de la noche más violenta en Saná desde 'hace mucho tiempo', que la población 'está huyendo masivamente de la zona', que varias viviendas han sido incendiadas y que las fuerzas tribales han ocupado algunos edificios del Gobierno y varias comisarías de Policía.

Ambos bandos se han acusado mutuamente de romper el alto el fuego y de poner al país al borde de la guerra civil. El alto el fuego incluía la retirada de las milicias tribales de los edificios oficiales ocupados y la normalización de la vida en el barrio de Al Hasbah, controlado por los combatientes de Al Ahmar. Desde que comenzaron los combates, la semana pasada, se han producido 115 víctimas mortales.