Público
Público

Al Qaeda reconoce la muerte de su líder Osama Bin Laden

La organización terrorista amenaza con "transformar en tristeza lo que hoy es alegría"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Después de una semana en la que se han escuchado muchas voces críticas que cuestionaban si la persona muerta en la operación de la madrugada del lunes en Abbottabad era o no Osama bin Laden, incluso presionando a la Administración Obama para que hiciera público material gráfico que disipara cualquier duda al respecto, Al Qaeda ha confirmado que su líder murió en el ataque.

La organización terrorista admitió la muerte de su líder a través de portales yihadistas de internet recogidos por la organización privada de inteligencia estadounidense SITE. En esas webs, la red terrorista clama venganza contra EEUU y sus aliados, incluso amenazando a Pakistán y animando a sus ciudadanos a sumarse a su causa y “trabajar por limpiar la vergüenza ocasionada por la muerte de su líder en territorio paquistaní”.

Las advertencias continúan asegurando que “lo que hoy es alegría acabará convirtiéndose en tristeza, como la sangre en lágrimas”. Hablan de Bin Laden como “mártir” y animan a sus seguidores a “continuar con la lucha” afirmando que “su muerte no será en vano”. Una muerte que califican de “histórica” pero que “no les desviará de su camino”.

Al Qaeda exige que se trate con respeto el cuerpo de Bin Laden, así como los de las otras personas muertas en la operación –tres hombres, entre ellos uno de sus hijos, Jaled, el correo al que la CIA siguió hasta el complejo y una mujer–, sin infligirles ningún daño, así como que “sean devueltos a sus familiares”.

Los comunicados aseguran que en breve se conocerá una grabación de voz de Bin Laden correspondiente a la semana anterior a la operación llevada a cabo por las fuerzas especiales norteamericanas y que acabó con la vida del líder de Al Qaeda.

Una grabación que habrá que ver si se encuentra entre las decenas de archivos físicos e informáticos incautados en el complejo residencial durante el raid estadounidense de Abbottabad y que ha transformado absolutamente el retrato que se venía dibujando de Bin Laden, que se había reducido parece que erróneamente a una figura prácticamente simbólica de la red terrorista.

Según dicho material, era muy activo y se encontraba detrás de la planificación de algunos de los principales atentados perpetrados durante los últimos años, además de que desempeñaba un papel clave.

En Pakistán, en cualquier caso, pese a los llamamientos de Al Qaeda a la lucha y a “limpiar el país de los ladrones y traidores que ayudan a Estados Unidos”, el apoyo popular a su causa parece escaso. A lo largo de la semana, desde que se conociera la muerte de Bin Laden, no ha trascendido prácticamente la convocatoria de ningún tipo de acto que contara con un seguimiento masivo.

Este viernes, día de la oración en esta república islámica y jornada elegida precisamente para este tipo de puestas en escena con quema de banderas y proclamas antiamericanas, el principal partido islámico del país Jamaat-e-Islami llamó a la movilización a todos sus seguidores en el país.

En Quetta, capital de la provincia de Baluchistán, al noroeste del país y limítrofe con Irán y Afganistan, apenas unas 1.500 personas, según informaba Reuters, salieron a las calles para expresar su adhesión a las doctrinas de Bin Laden y lanzar proclamas como que “la muerte de Osama llevará al nacimiento de muchos otros como él”. Se escucharon gritos de “¡Abajo América!” y se aclamó al líder de Al Qaeda como un “mártir”.