Público
Público

Alemania nacionaliza temporalmente una filial de la energética rusa Gazprom para asegurar el suministro de gas

La agencia gubernamental alemana que supervisa las redes eléctricas (Bundesnetzagentur) asumirá al menos hasta el 30 septiembre el control de la filial.

El logotipo de la empresa energética Gazprom se ve en una planta de la corporación estatal rusa en San Petersburgo.
El logotipo de la empresa energética Gazprom se ve en una planta de la corporación estatal rusa en San Petersburgo. Europa Press

Alemania, uno de los países europeos más dependiente del gas ruso, nacionalizará temporalmente la filial alemana de Gazprom para asegurar el suministro de gas, según ha anunciado el ministro de Economía y vicecanciller, Robert Habeck, y recoge Efe.

Será la agencia gubernamental alemana, que supervisa las redes eléctricas (Bundesnetzagentur), la que asuma de manera provisional y como entidad fiduciaria el control de la filial. En principio, el control se tendrá hasta el 30 de septiembre de 2022.

La matriz rusa había anunciado que se desprendería de la filial alemana el pasado viernes. Además, según informaciones de la revista Der Spiegel, Gazprom había intentado traspasar la filial a una sociedad con sede en San Petersburgo durante los últimos días, lo que ha sido interpretado como una medida para impedir la nacionalización por parte de las autoridades alemanas.

Habeck criticó que no estaba claro quiénes debían ser los nuevos propietarios de Gazprom Alemania

Esto ha servido a Habeck para justificar la nacionalización temporal de la filial, ya que ha explicado la decisión alegando la falta de claridad jurídica sobre la situación de la empresa y que Gazprom no había cumplido normas de transparencia con el anuncio de desprenderse de la filial.

De hecho, Habeck señaló que uno de los problemas es que no estaba claro quiénes debían ser los nuevos propietarios de Gazprom Alemania.

La filial es fundamental para el país porque tiene un papel clave en el mercado de gas tanto en el almacenamiento como en el comercio y el transporte. El Ministerio de Economía alemán acusa a Gazprom Germania de usar sus instalaciones de almacenamiento de gas para exacerbar la situación del cuello de botella y sospecha que ha estado utilizando su posición para favorecer un aumento de los precios del gas.

La empresa, al igual que la petrolera estatal rusa Rosneft, no están directamente afectadas por las sanciones, pero tienen problemas de cara a nuevos contratos.

Más noticias de Internacional