Público
Público

Los aliados tomarán el cielo de Libia

Francia y Reino Unido, con el apoyo de España, encabezarán la operación militar para imponer la zona de exclusión aérea

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ni el alto el fuego declarado por Muamar Gadafi, ni la división en la Unión Europea o la OTAN impedirá a un nutrido grupo de países imponer en cualquier momento un bloqueo aéreo sobre Libia. 'Estamos preparados', aseguró Alain Juppé, jefe de la diplomacia francesa.

'El Reino Unido desplegará [cazabombarderos] Tornados y Typhoons, así como aviones de repostaje en vuelo y de vigilancia', aseguró David Cameron, primer ministro británico. 'España tendrá una contribución importante' a la operación militar, añadió José Luis Rodríguez Zapatero, tras reunirse en Madrid con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon. Por su parte, la OTAN aceleró este viernes sus preparativos para bombardear objetivos en Libia desde mañana.

'Hay una necesidad urgente, un firme apoyo de la región y un claro mandato de la ONU', en palabras de su secretario general, Anders Fogh Rasmussen.

Si la necesidad es urgente, ¿por qué no atacó hoy Libia la comunidad internacional? La misma resolución de la ONU que impuso el bloqueo aéreo exige que se tomen 'todas las medidas necesarias' para 'proteger a los civiles y las poblaciones', pero no para desalojar a Gadafi del poder. En su respuesta al texto, su régimen ha hecho aterrizar a sus aviones y ha declarado un alto el fuego, cumpliendo teóricamente con las dos principales exigencias del Consejo de Seguridad.

Al cierre de esta edición estaba previsto que aviones franceses y británicos sobrevolasen Libia durante la noche. Es, según fuentes diplomáticas francesas citadas por France Inter, un 'gesto político' que recuerda a Gadafi que la comunidad internacional 'no se va a dejar engañar' por una estratagema del Gobierno libio, como recordó Zapatero.

El presidente del Gobierno, junto a Ban Ki-moon y los responsables de la Liga Árabe y la Unión Africana, participarán en París en una reunión convocada por Nicolas Sarkozy. El presidente francés ha convocado también al resto de países europeos, como Reino Unido, Bélgica, Dinamarca y Noruega, a debatir el bombardeo de objetivos estratégicos en caso de que se demuestre que Gadafi sólo intenta ganar tiempo.

Desde Washington, Obama exigió a Gadafi implementar 'inmediatamente' el alto el fuego y 'cesar todos los ataques contra la población civil', así como retirarse de las ciudades costeras conquistadas durante su empuje hacia Bengasi, abandonar su avance hacia la ciudad rebelde, restaurar agua, gas y electricidad a las poblaciones afectadas, y permitir la entrada de equipos humanitarios, informa Isabel Piquer. El presidente de EEUU mantuvo, como en las últimas semanas, un exquisito respeto a la dimensión europea y árabe de la crisis en Libia, prestando su apoyo logístico a una operación que 'liderarán Francia, Reino Unido y los países árabes'.

Una reunión de embajadores de la OTAN ultimó los preparativos para prestar apoyo a los países que quieran bombardear Libia, pero la Alianza podría no asumir la responsabilidad principal de imponer el bloqueo aéreo, ya que dos de sus 28 socios, Turquía y Alemania, son contrarios a cualquier operación militar. La OTAN sí podría prestar bases y apoyo logístico, complementando la misión bélica con el despliegue de ayuda humanitaria y el control del embargo de armas por mar.

España ha puesto las bases de Rota y Morón a disposición de la operación y Francia ya tiene aviones de combate en Marsella y Córcega, mientras que el portaaviones Charles de Gaulle ya se encuentra disponible en el Mediterráneo. EEUU cuenta con varios barcos de guerra desplegados y listos en la zona, y otros países, incluidos Emiratos, Jordania y Qatar, se han mostrado favorables a contribuir.

Pero no sólo la afable reacción de Gadafi ralentizó las intenciones de París y Londres. La abstención de Alemania en el Consejo de Seguridad hizo saltar por los aires la precaria unidad exhibida en la cumbre de hace una semana. Berlín explicó de nuevo sus argumentos: un bloqueo aéreo no es una 'operación quirúrgica', sino 'una guerra' en la que 'no participarán soldados alemanes', explicó Guido Westerwelle, ministro de Exteriores.

Pero abstenerse no supone ser neutral, como recordó Angela Merkel, La canciller prometió no boicotear los ataques de otros países poniendo trabas en las instituciones en las que tiene influencia. 'Estamos en conversaciones con la OTAN', anunció Merkel, 'para asumir funciones en Afganistán' en el caso de que socios aliados necesiten soldados en el norte de África.

Fuentes diplomáticas mostraron este viernes su desconcierto, admitiendo que la división deja a la UE fuera de juego ante un país a tan sólo 670 kilómetros de uno de sus socios: Malta. 'Nos concentraremos en el aspecto humanitario, la acogida de refugiados y en nuevas sanciones financieras', se consoló un alto funcionario, de uno de los países que sí participará en la operación militar.

Hoy, los embajadores de los 27 ampliaron las sanciones a nueve entidades y 11 personas ligadas al régimen, incluida la empresa petrolífera del Estado y sus filiales. El lunes, los ministros de Exteriores de la UE digerirán la resolución de la ONU y decidirán otra extensión de las sanciones para incorporar los nuevos nombres citados por el Consejo de Seguridad. El Reino Unido presiona para que al menos la UE imponga la congelación durante 60 días de los pedidos de gas y petróleo. Por su parte, la jefa de la diplomacia comunitaria, Catherine Ashton, y el presidente del Consejo, Herman Van Rompuy, representarán a la UE en la reunión de hoy en París, concentrando sus ofrecimientos en los aspectos ajenos a la intervención militar.