Público
Público

La alianza de Uribe y EEUU, ante la Justicia

Un recurso puede paralizar las bases militares en Colombia

ANTONIO ALBIÑANA

El acuerdo para la instalación de siete bases de Estados Unidos en instalaciones militares de Colombia podría ser suspendido en su aplicación por haber sido suscrito de forma "fraudulenta".

El Comité por la Defensa de los Derechos Humanos en Colombia, integrado por destacados juristas, ha dirigido un recurso al Consejo de Estado señalando que, al ser el acuerdo sobre las bases "un nuevo acuerdo bilateral y no la continuación de uno existente" (como arguyó el Gobierno Uribe) que va a tener "una incidencia importantísima de presencia militar extranjera" requiere la aprobación del Congreso, cuya competencia "usurpó fraudulentamente el canciller Jaime Bermúdez, al suscribir un Tratado Internacional, al margen de lo que señala la Convención de Viena y la propia Constitución de Colombia".

La demanda insta al Consejo de Estado a que suspenda el acuerdo mientras se tramita su nulidad, lo que supondría la paralización de todas las actuaciones de Estados Unidos durante varios meses.

Las operaciones para la ampliación y la instalación de espacios para uso secreto y exclusivo del Ejército estadounidense en la Base de Palanquero, en el centro de Colombia, ya han comenzado, gracias a un crédito especial del Congreso, que dio 46 millones de dólares como "fondos de construcción militar". La Fuerza Aérea de EEUU dice que son para "operaciones de amplio espectro a lo largo de Suramérica" y para la movilidad "de aviones estadounidenses anticipados para misiones futuras".

Brasil reprocha a Obama su "falta de transparencia con América Latina"

El recurso para que se suspenda la instalación de las bases de EEUU en Colombia coincide con un documento de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericano, dirigido por el investigador George Withers, que trabajó durante más de diez años para la Comisión de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, que considera que ese acuerdo "aumenta las tensiones militares en América Latina, en una tendencia perturbadora que debe ser revertida".

El dictamen pide al Departamento de Defensa revisar dicho acuerdo y "dar marcha atrás en la postura crecientemente agresiva que está desempeñando en la región y permitir que los elementos del poder nacional de EEUU que efectivamente pueden mejorar vidas en América Latina desarrollo y diplomacia tomen la delantera ".

En los últimos días, diversos mandatarios latinoamericanos han vuelto a mostrar su inquietud sobre el acuerdo entre Colombia y Estados Unidos. El canciller brasileño, Celso Amorín, ha pedido, en declaraciones al diario O Globo, que la Administración de Obama tenga "una mayor franqueza en las relaciones con América Latina", destacando la "falta de transparencia" que ha presidido la crisis de Honduras y el acuerdo de bases en Colombia, sobre el que no existen las suficientes garantías.

Según se supo hoy de fuentes ecuatorianas, el problema estará de nuevo sobre la mesa en la cumbre de jefes de Estado de UNASUR prevista para el próximo 27 de enero en Quito, y en la que el presidente boliviano, Evo Morales, solicitará que la instalación de bases en Colombia sea sometida a un referéndum regional.