Público
Público

Brasil La lucha de la familia Bolsonaro contra el comunismo brasileño

El presidente electo de Brasil ha tenido una clara postura anticomunista e incluso su hijo ha promovido ilegalizar su apología.

Publicidad
Media: 3.75
Votos: 4

Jair Bolsonaro, que tomará posesión del cargo el próximo 1 de enero - REUTERS/Ricardo Moraes

Jair Bolsonaro, nuevo presidente electo de Brasil desde el próximo 1 de enero, ha llegado al poder gracias a un discurso conservador centrado, entre otras cosas, a su odio frente al comunismo.

Una constante de la campaña que le llevó al triunfo se basó en alertar de los peligros del comunismo, así como relacionó a Haddad y al Partido de los Trabajadores con esta ideología.

Ya en 2016 fue su propio hijo, Eduardo Bolsonaro, el que llevó a la Cámara de Diputados un proyecto de ley que pretendía criminalizar la apología del comunismo. 

Un año después, Eduardo Bolsonaro aseguraba que el comunismo era igual de nefasto que el nazismo, así que siguió promulgando esta ley que, de prosperar, conllevaría la ilegalización de dos partidos históricos de Brasil, el Partido Comunista de Brasil y el Partido Comunista Brasileño. 

Declarado anticomunista, Jair Bolsonaro ha conseguido polarizar el debate que desde hacía unos años ya estaba ganando fuerza gracias al auge conservador en el país latinoamericano. 

Tanto es así que el Senado brasileño lanzó una votación en el área de participación ciudadana de su web para criminalizar la apología del comunismo. Sin embargo, no tuvo demasiado éxito, ya que de los 20.000 votos necesarios solo obtuvo 3.676. 

Sin embargo, los intentos de los Bolsonaro no cesaron. En su campaña por querer relacionar todo lo que no le gusta con el comunismo, el actual presidente llegó a asegurar que la ONU era una "reunión de comunistas que no sirve para nada". 

Las duras declaraciones contra el comunismo y los movimientos sociales sirven para polarizar y no ceder en la tensión y en la sensación de conflicto, una estrategia que le llevó a ganar a Haddad con una diferencia de más de 11 puntos de diferencia.