Público
Público

Arranca el juicio contra el sospechoso de filtrar los cables a Wikileaks

Si es declarado culpable de alta traición, el soldado Manning podría ser condenado a muerte o a cadena perpetua

BEATRIZ JUEZ

Bajo fuertes medidas de seguridad y una gran atención mediática, el soldado Bradley Manning compareció hoy por primera vez desde su detención ante un tribunal militar en el Fuerte Meade (Maryland), en las afueras de Washington. Manning es acusado por el Gobierno estadounidense y por el Pentágono de "filtración secreta al enemigo" tras sustraer documentos secretos de sus redes informáticas y de facilitarlos a la página web Wikileaks.

Se trataba de una vista preliminar, lo que en el Código de la Justicia Militar estadounidense se conoce como "vista del artículo 32". Durante esta audiencia, que durará una semana, se determinará si hay pruebas suficientes contra Manning para iniciar formalmente el juicio militar.

Un tribunal militar determinará si debe ser juzgado bajo la ley castrense

Nada más comenzar la vista, el abogado defensor civil del soldado Manning pidió al juez que presidía la audiencia su recusación. David Coombs, abogado de Manning, considera que el juez responsable de la investigación, el teniente coronel Paul Almanza, no es imparcial porque es juez y parte. Almanza trabaja para el Departamento de Justicia de EEUU, que a su vez ha abierto una investigación sobre Wikileaks.

Coombs también argumentó que Almanza sólo ha permitido que comparezcan ante la audiencia cuatro de los 38 testigos que había solicitado la defensa, mientras que el tribunal militar ha dado el visto bueno a todos los testigos que ha solicitado la fiscalía. Entre los testigos que había solicitado la defensa destacaban el presidente, Barack Obama, y la secretaria de Estado, Hillary Clinton.

Tras un receso de 90 minutos, Almanza rechazó la petición de la defensa, al considerar que "cualquier persona razonable" le consideraría imparcial, ya que, según argumentó, en su trabajo en el Departamento de Justicia no supervisa casos criminales que afecten a la seguridad nacional, sino casos de abusos sexuales y de pornografía. La defensa puede todavía apelar la decisión ante el Tribunal Militar de Apelaciones.

La defensa del acusado recusa al juez al considerarlo parte interesada

Manning, que lleva 19 meses detenido, podría ser imputado de hasta 22 cargos por violar el código militar, entre ellos de "ayudar al enemigo". Lo que deberá aclararse durante el juicio es si se puede considerar que Wikileaks entra en la categoría enemigo.

Si es encontrado culpable, Manning podría ser condenado a muerte por alta traición, aunque los expertos aseguran que la pena máxima que solicitará el fiscal será la de cadena perpetua.

El soldado, que trabajaba como analista de inteligencia en una base militar del Ejército estadounidense cerca de Bagdad, fue detenido el 26 de mayo de 2010 en Irak tras ser acusado de haber entregado a Wikileaks 260.000 cables diplomáticos y más de 90.000 informes de inteligencia sobre las guerras de Afganistán y de Irak. También es el supuesto autor de la filtración de un vídeo clasificado, en el que se puede ver a un helicóptero militar estadounidense matando a un grupo de civiles en Irak, entre ellos, dos periodistas iraquíes de la agencia de noticias Reuters.

El soldado fue detenido tras contar a un hacker su relación con Wikileaks

Wikileaks, fundada por el carismático Julian Assange, hizo públicos los documentos directamente en su web o con la ayuda de varios periódicos, que analizaron la información que contenían los cables y publicaron aquella que consideraban que era de interés público.

Fue la mayor filtración de documentos secretos de la historia. Manning seguía así la estela de Daniel Ellsberg, responsable de que saliera a la luz en 1971 los famosos Papeles del Pentágono sobre la Guerra de Vietnam. Ellsberg, que considera a Manning un héroe, sacó de la Rand Corporation, el think tank o laboratorio de ideas en el que trabajaba, 7.000 páginas de una historia secreta de la guerra de Vietnam confeccionada por el Departamento de Defensa de Estados Unidos y se la entregó a The New York Times. Los Papeles del Pentágono revelaron que tanto la Administración de Kennedy como la de Johnson engañaron a la opinión pública sobre esa guerra.

Mientras Ellsberg tuvo que fotocopiar las 7.000 páginas de los Papeles del Pentágono una a una, Manning lo tuvo más fácil: grabó los documentos secretos en un CD.

Wikileaks no divulgó quién era el autor de la filtración del vídeo y de los documentos. Pero el joven soldado, que el sábado cumplirá 24 años, fue traicionado por el hacker estadounidense Adrian Lago, que acusó a Manning de ser el autor de las filtraciones a Wikileaks, después de que este se lo confesara en un chat.

El Pentágono acusa a Manning de revelar secretos militares. Y el Departamento de Estado sostiene que, con la divulgación pública de los cables diplomáticos, el soldado ha puesto en peligro la vida de las personas que ofrecían información a los diplomáticos estadounidenses sin saber que se iba a revelar su identidad.

En cambio, Coombs, el abogado de Manning, sostiene que la filtración de los documentos confidenciales a Wikileaks no ha causado daños graves. "Todo este material ha sido filtrado. Un año y medio después, ¿dónde está el peligro?. ¿Dónde está el daño?", se preguntó hoy Coombs.

Más noticias de Internacional