Público
Público

El asesinato de Brahmi vuelve a encender las calles de Túnez

Miles de tunecinos se manifiestan contra el Gobierno de la formación islamista Ennahda y queman algunas de sus sedes en varias ciudades del país. La UGTT convoca una huelga general para este viernes.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Como era previsible, el asesinato del líder opositor tunecino Mohamed Brahmi en la puerta de su casa cuando bajaba del coche, ha sembrado de violencia el país y varias protestas se han desencadenado a lo largo y ancho de Túnez.

Al igual que con el asesinato en febrero del también líder izquierdista Chukri Belaid, las manifestaciones han salido a las calles contra el Gobierno, en manos de los islamistas moderados de Ennahda.

No ha importado que el Gobierno condenara el asesinato de Brahami y lo calificara como un 'crimen atroz y cobarde'. La sedes de Ennahda han ardido en varios puntos del país, como en la ciudad de Sidi Bouzid, cuna de la revolución que derrocó a Ben Alí.

'Fue abatido delante de su casa cuando estaba con su hija discapacitada', ha indicado Mohamed Nabki, miembro del Frente Popular, el partido al que pertenecía y del que también formaba parte el ya fallecido Belaid. 'Los asesinos huyeron en una moto', ha precisado. Según los medios locales, Brahmi recibió once impactos de bala y llegó ya cadáver al hospital al que fue trasladado.

Precisamente, la muerte de Chukri Belaid, el pasado 6 de febrero generó la peor ola de violencia en Túnez desde que cayó el régimen de Ben Alí en enero de 2011.

'Esta banda criminal ha asesinado la voz libre de Brahmi', ha declarado su viuda, sin especificar quién está detrás del asesinato. Brahmi era un crítico declarado de la coalición gobernante que encabeza Ennahdha y miembro de la Asamblea Constituyente encargada de redactar la nueva Carta Magna del país. El presidente de dicha cámara ha anunciado que el viernes será día de luto en memoria de Brahmi.

'La gente ha bloqueado carreteras y ha prendido fuego a neumáticos. Están muy enfadados', asegura un testigo Miles de personas se han manifestado frente al Ministerio del Interior en Túnez, la capital, tras el asesinato. Los manifestantes han coreado eslóganes contra el Gobierno que encabeza el partido islamista moderado Ennahda y han pedido su renuncia. 'Abajo con el régimen de los islamistas', han gritado.

Según el portal de noticias Kapitalis, las fuerzas de seguridad han dispersado a los manifestantes en las proximidades del Ministerio mediante el uso de gases lacrimógenos.

Una protesta similar se ha producido en Sidi Bouzid, en el sur del país, donde los manifestantes han prendido fuego a dos oficinas locales de Ennahda, según testigos.

'Miles de personas se han echado a las calles, la gente ha bloqueado carreteras y ha prendido fuego a neumáticos', ha relatado Mehdi Horchani, un residente de Sidi Bouzid, a Reuters. 'La gente está muy enfadada', ha precisado.

Según 'Kapitalis', en Meknassi, en la provincia de Sidi Bouzid, los manifestantes también han saqueado e incendiado la sede de Ennahda. Los manifestantes, entre los que había militantes del Frente Popular, también han cortado carreteras.

En Sfax (sureste), segunda ciudad del país, los manifestantes han atacado la sede de la gobernación y del ayuntamiento, gestionados ambos por miembros de Ennahda. Además, han anunciado que mantendrán una sentada hasta que los asesinos de Chokri Belaid y Mohamed Brahmi sean detenidos.

La organización sindical más grande de Túnez, la UGTT, dijo que llevaría a cabo una huelga general este viernes para protestar contra el asesinato del opositor. 'La oficina ejecutiva de la UGTT ha decidido ir a la huelga general, ... será una huelga política en defensa de Túnez y en protesta por este nuevo asesinato político', Sami Tahri, un portavoz de la UGTT, dijo.

El 8 de febrero, dos días después del asesinato de Belaid, los sindicatos convocaron también una huelga general, enmarcada en unas enormes protestas que obligaron a dimitir al primer ministro.

Según la emisora Mosaique FM, los partidos de la oposición van a mantener una reunión en la sede del Frente Popular en Túnez para estudiar la forma de actuar tras el asesinato de Brahmi. Según uno de sus dirigentes, Ahmed Seddik, los partidos de la oposición discutirán sobre el modo de acabar con el Gobierno que no ha sido capaz de garantizar la seguridad de sus ciudadanos.

El secretario general del principal sindicato tunecino, Hussein Abbasi, ha predicho un 'baño de sangre' tras lo ocurrido.

'Buscan asesinar el único modelo democrático exitoso en la región', ha dicho Ghannouchi Así las cosas, el líder de Ennahdha, Rached Ghannouchi, ha considerado que el asesinato de Brahmi busca 'detener el proceso democrático en Túnez y asesinar el único modelo exitoso en la región, especialmente tras la violencia en Egipto, Siria y Libia'.

El secretario general del partido, Hamadi Jebali, que tuvo que renunciar como primer ministro tras el asesinato de Belaid, también ha condenado el asesinato de Brahmi, que ha considerado es 'el segundo capítulo en una conspiración contra la revolución y el país'.