Público
Público

Un atentado en el corazón de Marrakech provoca 15 muertos

Una versión apunta a ataque suicida, mientras otros testigos aseguran que un joven dejó una mochila en el café

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un atentado en un concurrido café del corazón turístico de Marrakech, en la famosa plaza Yemaa el Fna, despertó ayer la peor pesadilla del terrorismo en Marruecos. Dieciseis personas murieron y al menos 20 quedaron heridas, cinco de ellas graves, informó la televisión estatal marroquí.

Las circunstancias del ataque no están nada claras. Primero se atribuyó la explosión a unas bombonas de gas; luego se confirmó la tesis del atentado cuando el ministro de Comunicación y portavoz del Ejecutivo marroquí, Jalid Naciri, aludió a un 'acto criminal organizado', un 'atentado terrorista', porque se habían encontrado 'en el lugar de los hechos objetos extraños'.

Once de las dieciseis víctimas eran extranjeros, en su mayoría franceses

Esos objetos eran al parecer, los clavos que se hallaron en alguno de los cadáveres. Añadir metralla a los explosivos es una práctica habitual de los terroristas para hacer más mortíferas las bombas.

El café objetivo del terror, el Argana, tenía hasta ayer una terraza con vistas privilegiadas sobre la plaza, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Por ello, es un lugar frecuentado por turistas; de ahí que de los 15 muertos diez sean extranjeros y sólo cinco marroquíes. Seis de las víctimas foráneas eran franceses y de las otras cuatro se desconoce aún la nacionalidad.

La Consejería de Información de la Embajada de España en Rabat confirmó a este periódico que 'no hay ningún indicio de que entre las víctimas se encuentren españoles'. Marruecos recibe al año más de tres millones de turistas. Según el Ministerio de Asuntos Exteriores, en 2010, 700.000 españoles visitaron el país magrebí.

Rabat asegura que se trata de 'un acto criminal organizado'

Faltaba poco para el mediodía (una hora más en la España peninsular), cuando la explosión hizo volar por los aires la terraza del café Argana.

Fuentes de una comisaría situada en la misma plaza, explicaron que un menor de edad había entrado poco antes y había dejado 'una mochila con explosivos'.

Las autoridades están buscando a este individuo, que, según esta versión aún por confirmar, abandonó el lugar de los hechos antes de la explosión. Otras fuentes aseguran que el atentado fue obra de un suicida que se inmoló en el concurrido local.

'Un hombre ha entrado al café, ha pedido un zumo de naranja, y a los pocos minutos se ha oído la explosión', contaron testigos a la agencia de prensa francesa AFP.

'Oí una explosión muy fuerte en la plaza. Se produjo dentro del café Argana. Cuando me acerqué, vi cuerpos desmembrados que estaban siendo sacados del lugar', dijo un fotógrafo de la agencia Reuters. 'El primer piso se llevó lo peor de la explosión, mientras que la planta baja quedó casi intacta. Hay muchos policías que, junto con los forenses, están buscando entre los escombros', añadió.

Dos residentes de Marrakechque estaban cerca de la plaza dijeron a Reuters que la explosión se debió a un suicida con bomba. Por el momento, nadie se ha atribuido la autoría del ataque.

'Oí una explosión muy fuerte. El primer y segundo piso quedaron destrozados', relató una mujer. 'Algunos testigos dijeron que habían visto a un hombre portando una bolsa entrar en el café antes de ocurrir la explosión', prosiguió.

Este atentado es el más mortífero que sufre Marruecos desde la cadena de ataques simultáneos que golpeó Casablanca el 16 de mayo de 2003. Murieron 45 personas, entre ellas cinco españoles.

Las autoridades marroquíes atribuyeron la autoría de este ataque al movimiento Salafía Yihadía (Autenticidad y Guerra Santa), una denominación genérica que engloba a diferentes grupos radicales en la órbita ideológica de Al Qaeda.

Mediante un comunicado, el Ministerio de Asuntos Exteriores español expresó 'su más absoluta condena por el atentado terrorista' y transmitió 'su solidaridad a los familiares de los heridos y fallecidos'.

Francia, el país de origen de seis de las víctimas mortales de ayer, también condenó el ataque. El presidente galo, Nicolas Sarkozy, expresó su 'consternación', condenando 'con la más grande firmeza este acto odioso, cruel y cobarde'. El jefe de Estado confirmó luego que lo sucedido en Marrakech es 'un atentado terrorista'. La Fiscalía francesa abrió ayer mismo una investigación sobre el ataque, de la que se encargará de la Dirección Central de la Información Interior y la Subdirección Antiterrorista.

En Marruecos, mientras tanto, se teme por el estado de los cinco heridos más graves. Todos los heridos fueron evacuados al Hospital de la Universidad Ibn Tofail, al Hospital Militar Ibn Sina y a dos clínicas privadas de Marraquech. Las autoridades hicieron un llamamiento por varios canales, entre ellos las redes sociales Twitter y Facebook, para solicitar donantes de sangre, especialmente del grupo 0+ (el universal).

Las condolencias a los familiares de las víctimas y heridos no dejaron de llegar también en el interior de Marruecos. El Movimiento 20 de Febrero, impulsor de las manifestaciones prodemocracia que se están celebrando desde hace tres meses en el país, publicó un comunicado que 'condena todo acto violento' y exige 'una investigación real y que se haga justicia'.

El rey de Marruecos, Mohamed VI, que se encontraba en Fez para presidir un Consejo de Ministros, envió 'su sincero pésame' y anunció que se hará cargo de los gastos de los entierros.

Los ministros del Interior y Justicia han recibido instrucciones del monarca de 'acelerar una investigación judicial sobre la explosión criminal, con el fin de determinar las causas y las circunstancias', reza un comunicado. Así, una investigación ha sido abierta por el Fiscal General de Marrakech 'para determinar las causas exactas de este atentado'.

En la misma tarde de ayer, una delegación gubernamental, compuesta por los ministros de Interior, Taïb Cherkaoui, y de Justicia, Mohamed Naciri, y el secretario general de Interior, Saad Hassar, se desplazó al lugar del atentado y visitó a las víctimas en los hospitales

A última hora de la tarde, la Policía marroquí mantenía bloqueadas las cercanías del café Argana, objeto del atentado, mientras que agentes de la Policía científica seguían recogiendo pruebas para averiguar quién está detrás de la matanza.

14 de agosto de 2007: Atentados fallidos

El último atentado hasta ayer fue cometido en agosto de 2007. Un joven ingeniero resultó herido cuando intentaba hacer estallar una bomba contra un autobús de turistas en Mequínes. En marzo y abril de ese año, hubo tres atentados en Casablanca, que causaron la muerte de los suicidas y un policía.

16 de mayo de 2003: 45 muertos en Casablanca

Una cadena de atentados suicidas en Casablanca (en Casa España, un restaurante italiano, el hotel Farah, la Alianza Israelí y un antiguo cementerio judío) causaron la muerte de 45 personas, entre ellas cinco españoles.

Agosto de 2002: En nombre de Alá

El líder del grupo radical Hiyra Ua Takfir reconoce haber asesinado a seis personas por no respetar los principios del Islam y es encarcelado.

24 de agosto de 1994: El hotel Atlas Asni

Dos turistas españoles mueren tiroteados en el hotel Atlas Asni de Marrakech. Los autores son inmigrantes magrebíes de Francia que cometieron más ataques ese año.