Público
Público

El autoproclamado gobierno de Bolivia estima que las elecciones se celebrarán en marzo

La Ley de Régimen Excepcional y Transitorio para la realización de los comicios prevé que ni Morales ni su exvicepresidente, García Linera, podrán ser candidatos.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

Bolivia elecciones de jueces

El ministro de Presidencia de Bolivia, Jerjes Justiniano, ha estimado este viernes que las nuevas elecciones generales en el país se celebrarán a mediados de marzo, después de que se haya establecido un plazo para la elección de las personas que conformarán el Tribunal Supremo Electoral (TSE). "Vamos a contar más o menos desde el 23 de diciembre, a partir de ahí tenemos cuatro meses, hasta el 23 de abril, para concluir con el proceso", ha indicado Justiniano, según ha recogido el diario local El Deber.

"Dentro de esos 120 días tiene que llevarse a cabo la primera vuelta, la segunda, si hubiera, el cómputo final y prácticamente la emisión de las credenciales a los diputados y senadores electos, lo que significa que, aproximadamente, más o menos, en mi cálculo, a mediados de marzo vamos a tener las elecciones en primera vuelta", ha agregado.

Actualmente, hay establecido un plazo de 20 días para elegir a las nuevas autoridades del TSE y las instancias departamentales. Dos días después de tomar posesión estas autoridades, debe lanzarse la convocatoria a los nuevos comicios. El proceso debe desarrollarse en 120 días. "El país quiere emitir de una vez por todas su opinión, decidir quién va a ser el próximo presidente de los bolivianos", ha afirmado Justiniano.

La crisis política en Bolivia se desató tras las elecciones presidenciales del 20 de octubre, en las que el ahora expresidente Evo Morales proclamó su victoria pero la oposición denunció un "fraude gigantesco". La Organización de Estados Americanos (OEA) hizo una auditoría del proceso electoral en la que halló "irregularidades".

Morales dimitió el pasado 10 de noviembre y huyó a México. Jeanine Áñez, segunda vicepresidenta del Senado, se autoproclamó presidenta interina para llenar el vacío de poder dejado por el antiguo mandatario y la renuncia de otros altos cargos. Ni Morales ni sus seguidores reconocen a Áñez porque consideran que su estancia en el Palacio Quemado es fruto de un golpe de Estado.

Más noticias de Internacional