Público
Público

Bélgica propone a la Unión Europea un impuesto sobre la aviación comercial

La iniciativa es similar a la que ya propuso Holanda el 12 de febrero a los titulares de Finanzas y Economía de los Veintiocho.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los miembros del Parlamento Europeo participan en una sesión sobre un nuevo acuerdo comercial entre la Unión Europea y Singapur en Estrasburgo (Francia). /EFE

Bélgica planteará a sus socios de la Unión Europea (UE) durante una reunión de ministros de Medio Ambiente el martes introducir un impuesto en el club comunitario a la aviación comercial, ya sea una tasa sobre el combustible o sobre los billetes, para contrarrestar el impacto contaminante.

La iniciativa es similar a la que ya propuso Holanda el 12 de febrero a los titulares de Finanzas y Economía de los Veintiocho. Según informó hoy el diario francófono belga Le Soir, la discusión en el consejo de Medio Ambiente sobre la medida se producirá a raíz de la petición del ministro flamenco (región norte de Bélgica) del ramo, Koen Van den Heuvel, pero será su homólogo valón (región sur), Jean-Luc Crucke, quien defenderá la propuesta ante los Estados miembros.

En un escrito enviado a los socios comunitarios, la delegación belga apuesta por "fijar unas tarifas justas y correctas del transporte aéreo con respecto a su impacto sobre el medio ambiente".

"En la actualidad no hay impuestos sobre el queroseno ni sobre el IVA de los billetes de avión. Medios de transporte más respetuosos con el medio ambiente como el ferrocarril están más gravados que el transporte aéreo", reza la nota.
El pasado 12 de febrero, Holanda ya propuso a los ministros de Economía y Finanzas de la UE la introducción de un impuesto a la aviación que grave las emisiones de carbono con el fin de reducirlas.

En un documento compartido con las delegaciones nacionales antes del debate, Holanda pidió considerar gravar las emisiones de carbono "a nivel de la UE" a través de un impuesto sobre los billetes de avión, una tasa por vuelo, una tasa sobre el queroseno o mediante el sistema de comercio de emisiones (ETS).
Holanda argumentó que, pese a que ha aumentado la demanda de vuelos, los precios de los billetes de transporte de pasajeros o mercancías no incluyen los costes medioambientales.

Holanda señaló que se debería adoptar un enfoque comunitario para evitar que los pasajeros se desplacen a aeropuertos de países que no apliquen este impuesto y la acumulación de distintas regulaciones.